Tag Archives: Facebook

2013 que se acaba…

30 Dic

Ya queda menos para que termine este año con número “gafe”(para quien sea supersticioso, que la que aquí escribe, no lo es). Este año en el que tuvimos un día que fue 11/12/13, secuencia que por lo visto, no volveremos a vivir…
Este año en el que la Botella presumió de las Relaxing cup de Café con leche de la plaza mayor, con lo bien que le habría quedado alardear del bocata de calamares (demasiado seco para mi gusto, aunque bastante apreciado por los madrileños).
Este año que continua en crisis, con no muchas perspectivas y que por lo visto, termina soltando a criminales a la calle y prohibiendo el aborto, cabreando a unos y a otros, o al menos, eso es lo que me llega, dentro de lo poco que me llega.
Pues este año he seguido sin televisor, enterándome de lo que me contáis unos y otros (vía teléfono, Blogs, Facebook, boca-oreja, etc…). Gracias, pues, a la gente que me informa mínimamente, porque ando medio metida “en la cueva”.
elanviejo
Este año he seguido con mi inmersión alemana, intentando mejorar el idioma, que todavía se me resiste, aunque muchos no lo crean y se empeñen en hablarme a toda velocidad.
2013, año en el que aprobé el nivel de B1, voy a por el B2, aunque no dejen de ser meras letras y números, símbolos, pues el idioma se demuestra hablando, en el día a día y sobre todo cuando las circunstancias vienen en contra.
Año en el que he hecho el curso para dar clases de español como lengua extranjera, que me ha encantado y espero me haya abierto posibilidades.
Año en el que lo más lejos del país teutón donde he estado, ha sido el Sur del Tirol, que no es mucho decir, pues es una extensión de Alemania.
Año en que me tocó presenciar algo tan desagradable, macabro y horrible, como lo que contaba hace dos posts, pero que prefiero no recordar.
Año en el que gané una medalla bávara de esgrima (por equipos) y en el que he tenido que dejar apartado este deporte, por circunstancias.
Año en el que estoy felizmente rellena.
Año de alegrías, de mal humor (sobre todo en Julio y Agosto, luego se me pasó un poco esta mala leche, que achaqué a no haber salido apenas de Baviera, a parte del Sur del Tirol, claro), pero también de risas, anécdotas y novedades.
Año en que me visitaron mis padres, adaptándose al medio aleman mucho mejor de lo que hubiera esperado.
También me visitó mi prima preferida, que es como una hermana y que en ese momento, fue un total soplo de aire fresco.
Año de cambios, de sorpresas, de perspectivas de futuro, de descubrir cositas pequeñas, de cuidarme especialmente, de amistades y familia (directa y política).
Año en que he sobrevivido (difícilmente, pues los de la línea de arriba piden fotos y son pesados 😛 ) sin cámara de fotos (se me estropeó la que tenía y he tardado prácticamente un año en comprarme una nueva, que aun no me ha llegado. Aclaro que mi móvil es arcaico y no, no hace ni fotos, sirve para llamar y mandar SMS).
Año en el que todo esta saliendo muy requetebien (en cuanto a lo personal) y estoy muy tranquila.
Año que ha servido de preparación (o eso espero) para el próximo año (y en adelante)…

Venga pues, EL 2014 …

Lean entre líneas lo que quieran, pero por favor, no pongan nada en mi muro del Facebook. 😛

Anuncios

Queridos padres de alumnos

26 Nov

Hay mucha gente a la que no le gusta el Facebook (por ejemplo, a mi señor esposo), pero nadie me podrá negar que gracias al Facebook puedes encontrar a personas a las que habías perdido la pista, a las cuales te puede llegar a hacer mucha ilusión encontrar (a veces más de la que te hubieras pensado). También es verdad que pueden encontrarte a ti, y a veces quizás no te haga tanta ilusión (por eso antes no me ponía mi apellido real, pero llegó un momento en que me cansé de que alguna gente se pensara que me apellidaba “Campera”. ¿Estamos locos? ).

El caso es que recientemente he encontrado a una amiga del Instituto. Era mi mejor amiga en primero de BUP, una de las pocas amigas que tenía yo por aquel entonces, durante la difícil etapa del Bachillerato Unificado Polivalente. También hay que decir que hacía apenas un año que nos habiamos mudado a la isla, y todas mis amistades seguían en Barcelona.

Por aquel entonces estaba yo muy delgada (pero mucho, creo que daba grima verme). Yo comía, me preocupaba, pero nada, tenía unas piernas como palos. A la vez llevaba unas gafas que, (atención padres: hoy los padres eligen mejor las gafas para sus hijos que en aquellos maravillosos años) me quedaban fatal (tampoco es que haya muchas que me sienten bien, que una no tiene cara de ANUNCIO DE GAFAS, no).
Así que me gané motes como pueda ser el de “siete huesos”.
Resulta que mi Instituto, sin ser privado, era la novedad del momento. Sí, un instituto nuevo en medio del Campo (con las cabritas), en el que prometían comedor gratis, clases extra-escolares por las tardes y apoyo para hacer los deberes. Todo esto se cumplió sólo el primer año (año de elecciones), nunca más. Pero como la gente de más dinero es la más tacaña (dato que comprobé y contrasté en aquella dulce época), muchos de los hijos de las personas más solventes y acomodadas de la isla, se apuntaron a este Instituto. Vamos, que se llenó de niños pijos.
Sería que ya por aquel entonces habíamos visto muchas películas americanas, con lo que me tocó vivir en una de ellas. Me tocó vivir en 90210 Sensación de vivir, ¡qué narices!
Ya era un síntoma el hecho de que los alumnos tuvieran mejores coches que los profesores.
Así que, en tales circunstancias, reinaba la ley de la “popularidad”. Las que eran más guapas y mejor vestían eran las “populares”, chicas que podían permitirse el lujo de sacar buenas notas (incluso algunas que eran bastante “repelentas”), las que éramos feúchas, éramos empollonas. ¡¡Y no había más que hablar!!
Llegó a fastidiarme tanto aquello de “empollona” (palabra a la que yo no le veía sentido alguno, pues empollona viene de “empollar”, ¿no? = estudiar. ¡¡Y yo apenas estudiaba!! Si sacaba buenas notas era porque tenía suerte, porque se me quedaban conceptos en clase…). Así que, seguí sin estudiar, mientras el nivel iba subiendo y llegó un momento en el que me habría hecho falta estudiar.
Fui un poco imbécil en aquélla época, lo reconozco, pues mi rendimiento bajó bastante, y a la hora del cómputo de notas, me arrepentí totalmente (mis notas tampoco fueron tan bajas, pero podrían haber sido mucho más altas). También es verdad que esas notas me sirvieron para entrar en la Facultad que yo quería, aunque eso sí, en Septiembre.

El último año, el de COU, fue especialmente duro, por diversos motivos…
Nada más comenzar el curso, los profesores nos pusieron firmes, pues en COU había que “currar” y había que mirar hacia la Selectividad. Los profesores subieron el nivel, para asegurarse de que todo el mundo que pasara el curso, aprobaría posteriormente dicha Selectividad. La Física se volvió infernal y la profesora de Filosofía no sé que quería, pero nada era suficiente para ella. Por primera vez tuve que acudir a clases particulares.
Fue al principio de este curso, que nos aconsejaron a los alumnos acudir a una reunión de padres, pues se iba a hablar de nuestra situación y demás dificultades, y como alumnos, éramos los más interesados.
Yo decidí ir, junto a mi madre. Al final había allí pocos alumnos (debían de estar estudiando), aunque en verdad se habló de cosas que nos concernían directamente.reunion

Celebré totalmente haber acudido, entre otras cosas, porque ese día los padres estaban totalmente sembrados.
La madre de una de mis compañeras se quejó de que el curso fuera tan duro y tan difícil, y con estas palabras añadió:
– “Porque a mi hija se le está poniendo el culo cuadrado como una costurera, de tanto estudiar”. 🙂 – Jajaja. La chica estaba echando culo ciertamente.
El padre de otro dijo en un momento dado:
– “Porque aquí todos hemos ido a la Universidad y sabemos lo que es”. – ¿Eyhnnsss??
Jajaja, la mayoría de la audiencia eran campesinos de la isla, camareros venidos a más (típico en una isla turística), empresarios que habían tenido su momento de gloria y ahora les iba bien, a pesar de no haber abierto un libro en su vida, señoras amas de casa esposas de estos señores, cuya mayor ocupación era ir cada 3 días a la peluquería y jugar con sus amigas al Padel (sí, seguramente master en cotilleo sí que tenían), gente normal y corriente (antes la gente iba menos a la Universidad, no por eso eran mejores ni peores) y yo, ¡que todavía no había podido IRRRRR!! ¡Que estaba en proceso!

Pedazo de comentario estúpido, engreído y gilipollas, de un señor con expediente académico, sí, universitario…

Eso es lo que recuerdo de aquella mítica reunión.

————————————————————————————————————————————
PERO, ¿QUÉ FUE DE…?

– Yo engordé como 7 kilos en la Universidad, que me vinieron de maravilla. Se me puso un culo estupendo (¡al fin llenaba los vaqueros!). Seguí pudiendo comer lo que quería (hasta hoy), delgadita, pero bien.
Se me pegó un poco el “buen vestir” de aquellas pijas (combinado con el “hippismo” de Bellas Artes. El estilo que más me gusta es entre “Grunge” y moda “francesa-espanyola”).
Me puse lentillas.
Fui haciendo amistades varias, de las buenas.
Tengo un Blog en el que puedo servirme a gusto.
Tengo un marido muy “príncipe azul” (pero no estoy aquí para presumir de marido 😛 ).

– Una de las “populares”, “guays” o “guapas” de entonces se emparejó (quizás se casó, a tanto no llego) con su novio del Instituto. La última vez que la vi se le había puesto tipo de maruja y cara de monja.

– La del culo de “costurera” ahora vive en Nueva York y esta tan delgada que ni culo ni nada… Pero tiene buen tipo. Le quitaron al fin los aparatos.

– La amiga a la que acabo de re-encontrar se ha quitado de complejos tontos y ahora, sorprendentemente canta (pero que muy bien), tiene un desparpajo asombroso sobre el escenario, baila, estudia interpretación y por lo visto apunta maneras…

– El hijo del “Universitario” debió de ir a la Universidad, no sé (si no, ¡imaginaos qué deshonra!). Posteriormente le vimos trabajando en una televisión (muy cutre) local. Se le había puesto cara, pintas y cuerpo de mostrenco (¿recordáis al monstruo de Frankenstein??).

Postureo petardeo

2 May

Antes de nada, me gustaría pedir que nadie se sienta ofendida/o por lo que aquí voy a expresar, pues no es más que mi subjetiva y modesta opinión, y claro está, lo que para mí es ser “una petarda” o “un petardo”, probablemente para otros no lo sea. Es más, si alguien aquí se siente aludido/a, probablemente a quien considerará ese alguien una “petarda” sea a mí (por supuesto, es siempre más fácil ver la paja en el ojo ajeno, como dicen).

No conozco el significado real de “petarda” (a parte del de “tubo de cartón o papel lleno de pólvora, bla bla bla…) y no seré yo la que la defina (no por el momento), pero vamos, chicas, (hay más petardas que petardos, eso sí que es un hecho), no os enfadéis conmigo, que, ¿quién no tiene algo de “petardo” en su personalidad?
Seguramente, el hecho de escribir este artículo es una de las cosas más “petardas” que he hecho en mi vida.
Y, ¡vamos allá! Para mí ser petarda/o es:

– Hablar siempre de uno mismo, utilizando constantemente a palabra “yo”, porque yo esto, porque yo lo otro, porque cuando yo, yo, yo (vale, esto también podría considerarse egocéntrico, pero es que para mí alguien egocéntrico es un poco petardo).

– Reirse con esta risa en un email, chat, messenger: “jijijijiji”.

– Ser fan de “Gran hermano”. ¿A estas alturas? ¿Qué van, por la 26 edición?

– Ser Mercedes Milá.

– Hablar como si fueras lo más sexy que ha parido madre cuando, mírate, tu marido te encontró en los saldos.
(Que está muy bien tener autoestima, pero todo en exceso y desproporcionadamente es malo).

– Que todo el mundo de esta ciudad (menos yo) posea un preciado coche paisano (fabricado aquí) y tengan que demostrarlo acelerando de 0 a 100 en un segundo, en pleno centro (¡SIEMPRE!). Claro que eso es más bien ser “un fantasma”, a parte de “un gilipollas”.

– Ser Ramoncín.

– Contarnos lo que es una “GlossyBox”. ¿Qué es eso? ¡NO! ¡NO QUIERO SABERLO!

– Hablar constantemente de tu novio, tu marido, tu amante, tu lo que sea…”Porque mi novio”, “mi novio esto y lo otro…”. “Y entonces mi novio dijo…” (Esta, normalmente es una prolongación de la que habla con el “yo” constante en la boca).
Incluso hay variantes en las que ellas te hablan en castellano, y te dicen lo que el novio les dijo en la lengua en la que este se lo dijo… Molt fort.
Por supuesto, a este tipo de chicas, no les importará una mierda que estés totalmente destrozada porque tu novio te acaba de dejar, continuarán hablando incansablemente de sus novios o maridos, de lo maravillosos que son, las rosas que les han regalado, o de lo romántica que ha resultado ser la celebración de su aniversario.

– Ser Pedro Ruiz

– Chicas que sólo hablan de gatos. / Chicas que sólo ponen en su Facebook y envían fotos de Gatitos (o bebes).

– Que te guste la marca “Tous” (lo siento, pero no puedo con eso).

– Chicas que llevan una mochila con forma de osito y no tienen precisamente 3 años (en serio, las hay).

– Ser Paris Hilton.

– Ser Britney (o directamente llamarte Britney, o Lindsey)

– Decir que te ha encantado “50 sombras de Grey”, el único libro que has leído en tu vida, a parte de “Pepa aprende la letra A” y alguno del barco de Vapor que te mandaron leer de niña. Encima presumir de ello.

– Decir: “Qué aburrido es tu tío (ese que todos sabemos que es fan requetefan de Beethoven), siempre está escuchando música clásica: Mozart, “Tatatatán” (mientras tararea el trozo más popular de la quinta de Beethoven, que hasta los niños de 2 años conocen). CASO REAL.

– Mascar chicle exageradamente, cual cajera “choni” de Supermercado. ¡NO LO SOPORTO! ¡No soporto los chicles! (Confesada una de mis extrañas manías queda). A eso también se le podría llamar ser “Choni”.

– Querer jugar a “La Barbie divorciada con mi primo”, queriendo quedarse con su casa, su coche, su hijo.. Ufff.

– Maquillarte como una puerta para estar todo el día en casa, por si viene alguien (esa era mi querida yaya).

– Decir que haces “Pilates” como si fuera lo más exclusivo y requete-cool del mundo. ¡Que eso era al principio, cuando hará unos 15 años lo empezaron a poner de moda las famosas! ¡ENTÉRATE! ¡AHORA LAS FAMOSAS HACEN OTRAS COSAS! Creo que lo de entrenador personal sí que se mantiene...

– Que alguien (de otro país, ni alemán ni español) a quien le has hecho una pregunta en inglés, te pregunte si hablas inglés (no, te he hecho una pregunta con las únicas palabras que sé de inglés, pero no voy a entender lo que me respondas).

– Que te pregunten en catalán muy despacito, como en las pelis de extraterrestres de los años 80: “¿Parles la meva llegua?- CASO REAL
(Yo creo que en las pelis era cosa del doblaje, pues me imagino que en la versión original decían “Do you speak English?” = “¿hablas inglés?”, aunque me queda por comprobarlo).

Britney, una petarda vulgar, como cualquier otra...

Britney, una petarda vulgar, como cualquier otra…

En el caso de la señora (la de caso real), era “petardeo” auténtico, o estupidez.

– Después de tantos años, continuar declarándose fan (sin pudor alguno) de “Los hombres G”.

– Ser de la isla de La Palma y haber ido a estudiar (o a buscar marido), a la misma isla que yo, viviendo en la misma Residencia de estudiantes que yo (no todas, ojo, pero casi todas), en los años en que yo estudiaba.

Si se me ocurre alguna más, ya editaré.

Insisto, no pasa nada por reunir alguna de las cualidades que destaco, no se me ofendan. Sin ir más lejos, reconozco aquí y ahora, que me gusta “Tierra de lobos”. 🙂
Ahora, si alguien de ustedes reúne todos estos puntos, entonces para mí, es una “auténtica petarda”, del planeta “Petardón” 😛 .

¿Y para vosotros? ¿Qué es el petardeo? ¿Qué es ser petarda/o? ¿Me he dejado algo?
¿Por cierto, cómo va la vida de Belén Esteban? Que ¡desde tierras germánicas no me entero!

La señora del bus que queria autoinvitarse (rescatado de una anecdota de hace un par de años…). Mientras nadie me lee, vivamos de rentas….

7 Oct

Repasando las notas de Facebook, he encontrado algun que otro articulo de los que ya me habia olvidado y que recrean bastante bien la vida en una gran urbe, algo que, por gracia o por desgracia, me queda bastante ajeno en estos momentos de mi tranquila vida bavara.

Espero que alguien comience a visitar mi blog y pueda entretenerse un poco con mis palabras. Si es el caso, ya me diran:

Tras una gran tarde de playa y volley inexperto (qué grandes jugadores de volley intexpertos pueden llegar a ser los tiradores de esgrima), volvimos tranquilamente en el bus playero.
Un bus que vaya de Barcelona a Castefa y más allá, o vicevera, es sabido que siempre va lleno de fauna de lo más diversa. Así que la aventura comienza nada más subirse:
El Borja y la Devo pillan asiento. Yo mejor no, que manteniendo esa adrenalina del “jugarmalaalgoperopasarlobienporencimadetodoyconganasdeganarpeseatodo”, mejor es no sentarse. Frente a Borja y la Devo dos señoras (del tipo: “señoras que van en el bus y se quejan de los maleducados borrachos”). Al lado mío, dos tipos barrigones Alfredolandianos bebiendo cerveza y borrachos a las 20 horas ya. Las señoras con mala cara, los borrachos contentísimos.
Empieza la marcha:
El borracho que se parecía también a Maradona se me cae encima! Yo, por un lado, temo por mi vida, al caerme encima semejante mole de grasa y alochol, a la vez que mis instintos de heroína sumados a mis reflejos esgrimísticos luchan entre el coger al señor para que no caiga y el apartarme para que no me chafe. Al final le salvé a él y cuando ya se reincorporó, me aparté rauda y con las dudas de haber hecho lo correcto, pues ni me pidió perdón, ni me dió las gracias por salvarle de una fatal caída de morsa.
Las señoras se quejan como si se les hubiera caido encima a ellas, (señoras, el cuerpo de amortiguación ha sido el mío).
Entonces al otro ballenato se le cae la cerveza (un descuido le ocurre a cualquiera). Pero lejos de recogerla, la deja que se vaya derramando por todo el suelo del bus.
Aquí hubo una gran trifulca entre las doñas y los cerveceros, hasta que Borja puso fin al asunto, diciendo: “no pasa nada” con su sonrisa profiden.
A partir de ahi, yo en pie, intentando esquivar las cerveza de suelo, para no mancharme los pies calzados con chanclas. Se puede decir que al final de la tarde sí, también hice una especie de surf.
Cuando una de las señoras se bajó en su parada, decidimos que mejor era que yo (la niña-emoción) también tomara asiento.
Entonces nos olvidamos del ambiente hostil que nos rodeaba, y nos centramos en recrearnos con la cena de patatas con cebolla, queso y salsa de yoghourt que íbamos a hacer para la cena.
La señora de en frente rápidamente reacciona:
– ¿Dónde? ¿Dónde? ¿Dónde dan eso tan bueno de comer?
– En nuestra casa.
– ¡Ahhhh! Qué bueno. Creí que lo regalaban en algún sitio. Me acabáis de dar hambre. ¿Y cómo lo hacéis?
/// Le explicamos uno de nuestros famosos platos///
– Qué bueno. Yo también tengo ganas ahora de comer eso.
(Mi pensamiento: ¿Quiere que la invitemos? ¿Nos lo pedirá? La señora se muere de ganas por nuestras patatas).
– ¿Y dónde vivís?
– Pues aquí mismo ya, dentro de dos paradas.
– ¡Ah! Qué suerte, ya tenéis el horno casi preparado entonces
– En efecto 🙂
– ¿Y tú de dónde eres guapo?
– De Alemania
– ¡Ahhh! Karltoffen, qué ricas las Karltoffen!!
– Jajaja
Lugo se dirige a mí:
– ¿Tú eres su hermana?
– No, soy su pareja
– ¿Y no tienes miedo de que alguna largarta te robe a este chico tan guapo?
(La señora tambien pertenecía al grupo de “señoras que le dicen lo guapo que es al Borja”)
– Bueno, no….
Al final llegamos a nuestra parada, nos despedimos, y la señora se quedó ahi, con la boca que se le hacía agua, y los borrachos todavía detrás…

Me pregunto qué habrá sido de la señora (espero que haya comido al fin, y bebido, que también estaba sedienta la pobre…).

Sartorialist

4 Oct

Como me estoy volviendo a poner al dia en esto de los blogs y las webs que interesan (y yo que creia que desde que hay Facebook, Twitter, Tuenti, Linkedin y demas, ya nadie miraba blogs…). Estoy bastante encantada con el blog, o web “The Sartorialist”, y eso que todavia no le he terminado de pillar el truco.

Vamos, yo creo que se trata de un fotografo que se dedica a ir por el mundo, y cuando ve a alguien que se sale de lo comun, sea por su ropa, por su extraña belleza, por su fotogenia, todo eso junto, u otras mil cosas que dan bien a camara, les debe de pedir permiso para inmortalizarles, y ell@s, deben dar su aprobacion (claro, es “The Sartorialist”, mundialmente conocido, y debe de llevar una camara de impresion).

Por un lado me da envidia (de la buena), que la gente le debe sacar fotos libremente y las pueda colgar tranquilamente… Yo creo que yo tambien tendria ojillo para captar muuuchos retratos que veo pasar constantemente, seria un gustazo poder sacar fotos a quien quisieras… Por otro lado, hasta he acabado fantaseando con la idea de que me viera por la calle y me pidiera permiso para fotografiarme (ojo, todas o casi todas las chicas a las que fotografia son divinas y los comentarios son de tipo “vaya belleza”, “es la nueva Audrey Hepburn”, “great picture”, “tan simple y tan bella”.

Ya me veo el titulillo de la foto “On the street, in a little town in Bavaria”.

Claro, que para eso, hay que preocuparse por salir bien vestidita y bien limpia de casa (si limpia salgo, pero a veces la legaña no se acaba de ir o no se que les pasa a mis ojeras y a mi pelo, que cada vez esta mas loco…). En fin, me voy a preocupar mas de mi “Outfit”, no sea que al Sartorialist le de por pasearse por Baviera.

http://www.thesartorialist.com/

As I want to make an interesting blog, lately I have being visiting other blogs, observing that people still care about blogs (completely amazed, so I though that since we have twitter, Facebook, and go on, people moved into this social nets, instead of reading blogs).

I am pretty glad with the discover of “The Sartorialist”. As I have observed, I think he goes all over the world, taking pictures (portraits) from interesant people (the most of them are very sofisticated or pretty ladies). And the people do not care!!

In one hand, I envy this (in a good way), so I also like taking pictures and I think I have good eye for catching possible good portraits. In the other hand, I ended fantasizing about the idea this Sartorialist finding me in the street, and wanting to make me one of that gorgeous pictures.

I can imagine the title: “In the Street, in a little town in Bavaria”.

So, I have to go out very well dressed, and nice, just in case The Sartorialist stop over here in Bavaria.

 

Palabra en aleman para hoy: Brot = pan = bread