Tag Archives: cumpleaños

Otra de mis tarjetas de cumpleaños caseras

20 May

Este fin de semana celebramos el cumpleaños de la lindísima Nanzy (nombre ligeramente cambiado). La fiesta estuvo muy bien, en un Biergarten (esos huertos donde crecen las cervezas). El tiempo ayudó bastante (no llovió, luego empezó a refrescar, pero se llevaba bien).
Al principio la fiesta auguraba que no podía salir tan bien como Nanzy se había propuesto, pues en la otra orilla del río había una especie de concentración de raperos, y donde tenía que sonar musica bávara, sonaba lo mas florido de Harlem (que está muy bien, pero no encajaba en nuestra fiesta en esos momentos).
Al final, empezó a llegar la gente y no sé en qué momento dejó de sonar el rap, o simplemente dejó de importar.
Lo pasamos muy bien, nos reímos mucho, practicamos alemán y conocimos a algunas parejas que nos faltaban por conocer.
Por supuesto, como la ocasión lo merecía, me “curré” la tarjeta al máximo (dentro de que tengo la mano bastante perdida, pues pintar, pinto poco). Con todo mi cariño para la cumpleañera (también para los que intenté retratar de manera humorística), esperando crear risas y sonrisas (parece que lo conseguí). Os dejo aquí unas fotos de la tarjeta:

En la portada de la tarjeta salimos casi todas las personas de mi clase (los invitados a la fiesta, vamos).

En la portada de la tarjeta salimos casi todas las personas de mi clase (los invitados a la fiesta, vamos).

Al abrir la tarjeta aparecen la cumpleañera, su prometido y las firmas de todos nosotros a la derecha. :-)

Al abrir la tarjeta aparecen la cumpleañera, su prometido y las firmas de todos nosotros a la derecha. 🙂

Desde aquí, volver a felicitar a nuestra Nanzy (en realidad el cumpleaños aun no ha sido, será esta semana), nuestra preciosa “Tica”, a la que ya tengo mucho cariño y a la que deseo lo mejor de lo mejor.
Gracias por una buena fiesta y por ser tan sonriente, tan simpática, tan alegre, tan natural y tan de tu tierra (buena tierra).

– Anécdota:-

Una de mis compis de clase (la que suele sacar la mejor nota en los exámenes) me preguntó en un momento de la fiesta, aludiendo a la tarjeta:
– Sí, pero faltan los “otros”.
Y yo:
– ¿Qué otros?
– ¡Los otros!
En ese preciso momento se me pasó fugazmente por la cabeza que la muchacha tuviera amigos invisibles, o que a nuestro alemán común le faltara alguna conexión para que la pregunta me cuadrara, pues no pensaba yo en ningunos otros…
Hasta que caí en la cuenta, de otras tres personas que a veces vienen por clase, dos de ellos hologramas… Y jajaja, RISAS.
– ¡Ah! ¡Los otros! ¡Creía que tenías amigos invisibles!
– Jajajaja.
– No, a los otros no los dibujé.:-P

Anuncios

Va, que voy…

6 Feb

Intentaré ser breve, porque no tengo mucho tiempo (ni quiero aburriros), pero creo que ya va siendo hora de que explique un poco lo que ha ocurrido estos días…
Lo último que escribí era bastante triste, disfrazado de humor, pues no dejaba de ser cómico, con mi flamante profesora Kazajstana de horrible acento ruso y preciosos dientes de oro (un diente por cada alumno, que decía un amiguete mío).
En pocos días fui como a 5 clases distintas, en distintos centros y con distintas profesoras (dos de ellas en mi antigua escuela en Castellnou de Danubi, primero a hacer el examen, luego a ver la nota), pues al final tenía un lío y andaba yo más descolocada…
El caso es que como la profesora kazajstana no me satisfizo, encontré la otra escuela cuya profesora, aunque era polaca, era bastante buena (con poco acento), lo malo era que tenía que esperar a empezar mi tercer módulo hasta el 18 de febrero, que la clase era demasiado masificada y que tenía para rato, pues no iban a terminar el curso para el nivel B1 (lo mínimo que necesito) ¡hasta NOVIEMBRE! Eso es mucho tiempo.
Sin embargo, no tenía mejores perspectivas que esa y cuando ya había aceptado este sino, me dirigí a la academia de la Kazajstana a decir que no iba a ir más, que me borrasen, pues en la otra escuela me habían comentado que al haber asistido solamente un día, no tendría problemas…
El señor que me atendió (que todavía dudo de si es el dierctor, el secretario o el dueño, o tal vez el capo de la mafia kazajstana) me empezó a decir que las cosas no eran tan fáciles como yo creía (medio en alemán medio en inglés, con acento también como kazajstano o uzbequistano), que en la otra escuela me habían mentido porque me querían de alumna, pero que bueno, que él me lo iba a arreglar.
Mientras buscaba mis papeles insistía en que hay que ver con el trabajo que le había hecho hacer y la de emails que se había intercambiado con mi esposo…
Luego empezó a decir que si en Nuremberg le iban a poner problemas (¿qué tiene que ver Nuremberg con nada?), pero que él me lo arreglaba.
Que normalmente al haber ido una vez a una clase, me tendría que aguantar y terminar todo el módulo, a lo que yo le contestaba “perdone, pero creo que tengo derecho a decidir a qué escuela quiero ir” (en la otra escuela me habían dejado ir a una clase de prueba, creo que es lo normal).
Mientras tanto, me preguntó que si me cambiaba porque no me gustaba el horario, “sí, claro, el horario…”, contesté yo, “ya, claro, essszz un horario un poco exsszztraño” , decía el señor (de 10:50h a 15h, ya me diréis…).
Bueno, pues cuando encuentra mi expediente, me dice que no hay problema, que puedo dejar de ir, pues ni siquiera había llegado a firmar la inscripción (¡bien por mí!). Pero claro, se lo pedí por escrito…
A estas alturas el hombre ya resoplaba, que por qué se lo hacía todo tan complicado, que con el trabajo que les había hecho hacer (dios mío, contestar a dos o tres emails es un trabajo de narices).
Al final me cansó el tipo y le dije:
– Ya, pero usted tampoco me avisó de que la profesora era rusa (bueno, kazajstana).
En ese momento el señor se puso rojo de repente y sentí miedo (es un decir, que una es poco miedosa), sentí que venía un Tsunami, sentí que se transformaba en el hombre-masa. Empezó a decir que qué me creía yo, que en todo Inglopaff no había más que tres profesoras alemanas y que si encontraba a una, que fuera a decírselo. Que llegamos los inmigrantes en masa (como si él no fuera inmigrante, que el acento se le notaba ¡hasta callado!), exigiendo, con lo poco que pagamos (120 euros por módulo pago yo, + 120 euros que paga el Gobierno, no está tal mal), que si me creo que una profesora alemana va a estar dispuesta a cobrar tan poco… Rematando con la genial frase:
– Y que sepas que esta profesora es la mejor profesora de alemán de todo Inglopaff.
– Oh mein Gott – , no pude evitar contestar.
Me dijo también que todos los alumnos que iban a su escuela sacaban luego las mejores notas en los exámenes (pues esta profesora, según el cuadro de profesores lleva en la escuela sólo desde el 2012, así que no sé cómo puede saber lo preparados que van los alumnos con ella).
El caso es que me dio mi papel firmado, conforme yo no había asistido a esa clase (o escuela) y espero no tener más problemas con ellos, ni con la Mafia del Este del lugar.

Al día siguiente, fui a decir a la segunda escuela que me guardaran la plaza, pero que de aquí a mediados de Febrero, si encontraba algo más rápido se lo haría saber.
Pues se me ocurrió llamar a la escuela a la que yo quería ir (es la VHS, que viene a ser como la escuela del pueblo, vamos, una escuela no privada, mucho más limpia y fuera de mafias), para preguntar que aunque ya sabía que no tenían plaza, si terminaba este tercer módulo en la otra escuela, si quizás me dejarían unirme al cuarto. La señora que me respondió al teléfono, muy amablemente me dijo que por supuesto, que el cuarto módulo comenzaba el 18 de Febrero, a lo que contesté, ya del todo agobiada:
– ¡No puede ser! ¡Ese día empieza el tercer módulo en la otra escuela! ¡Ya nunca podré alcanzaros!
La buena mujer me dijo que no me preocupara, que si yo quería, me iban a dejar ir a esta escuela desde ya.
– ¡No puede ser! ¡Si me dijeron que no había plazas!
En este punto, la mujer me preguntó que cuál era mi lengua materna y por arte de magia comenzó a hablar en un casi perfecto español (¡era una hada!), me dijo que no, que no había plazas, pero que como había gente que no asistia a las clases, si yo quería, podía hacer una prueba al día siguiente, y si me gustaban las clases, me darían una plaza para mí (en este punto ya no sabía si alguien había interferido, si era un milagro, si se trataba de la directora, alguien resolutivo por fin, o qué). Así que le di las gracias, colgué el teléfono y me eché a llorar (de emoción, de gratitud, de no poder más) casi sin creérmelo.
Al día siguiente fui a la clase… Ya llevaban más de medio nivel estudiado (menos mal que el día de antes me repasé rápidamente medio libro), pero me pude enganchar bien. Es un grupo reducido, de unas 12 personas, y van a muy buen ritmo. Todos siguen muy bien la clase y aunque no me vi con problemas, me tengo que poner las pilas para no quedarme atrás (he perdido unas 3 semanas de clase, según calculo).
La profesora es majísima (polaca pero con apenas acento, vamos, yo no se lo noto) y los compis de todos lados otra vez (aunque somos 4 españoles nada menos), todos muy formalitos y aplicados.
Así que yo contenta por haber conseguido (y yo sola) lo que de entrada me pintaban como imposible.
A todo esto, que la señora de teléfono, efectivamente era la directora (en buena hora me cogió ella el teléfono) y le llevé una cajita de bombones para agradecerle tan buena acción.

Mientras tanto, pues estamos de mudanza, con todo por medio, nuestros armarios no estarán hasta el 18 de Febrero (¡me pongo mala!).

¿Os he dicho ya que estamos de mudanza?

¿Os he dicho ya que estamos de mudanza?

Todo es un caos y aquí nadie tiene tiempo de nada… Y yo, estudia que te estudia, y haciendo deberes y más deberes.

Al final me he extendido más de lo pretendido, pero es que la historia era larga.

Hoy es el cumpleaños del Borja. Alles Gute zum Geburstag (aun no ha llegado).

"Scheiße de mudanza" ...

“Scheiße de mudanza” …

Apfelschorle, esa burbujeante y apasionante bebida…

23 Ene

Conste que tengo que estudiar y ya llevo bastante rato escaqueada, pero es que cuando lo llevas bastante bien y sólo estudias para no cometer fallos tontos, para ser lo más perfeccionista posible, a veces una tiene “keine Lust” (vamos, ningunas ganas, dicho en el alemán de los alemanes).
La primera prueba de que hoy tengo intención de estudiar a fondo (muy a fondo), es que nada más llegar a casa he puesto esto en mi estado del Facebook:

– Hace 20 minutos ·

Bueno, ahora sí que no me entretengáis, que estoy estudiando, y va muy en serio. :-)-

(Que alguien les diga que dejen de poner “me gusta”, bitte. Y que por favor ¡dejen de ponerme videos de Tiroleses cantando!… )

Hallada ya mi paz para la concentración, voy a ponerme a repasar ya lo último para mi Prüfung (= examen) .Comentar que es un Prüfung muy traicionero, pues cuando lo haya hecho seré libre para irme a la nueva escuela del nuevo pueblo, a hacer el siguiente módulo (A2) y me da muuucha pena dejar mi escuelita, mis compañeros, a mi super-nueva-gente-internacional, sobre todo a mi Lole de la mia anima (de mi arma), para ir de nuevo a ser “la nueva”, pero nos mudamos y es lo que hay…

La reflexión que me viene a la mente justo antes de seguir con las direcciones en alemán (“gehen Sie geradeaus bis zur Ampel” = Vaya usted todo recto hasta el semáforo…), el acusativo y el dativo, etc… Viene dada tras haber hecho un comentario en el blog de Sr Blogafantas y que este me haya invitado a una Fanta. ¡SÍ SEÑOR! ¡UNA FANTA COMO DIOS MANDA!
Es que estoy un poco cansadita de que en esta parte de Alemania (no sé si en el resto) todo el mundo bebe y por ende te ofrece esa bebida que llaman “Apfelschorle”.

Zumo de manzana con burbujas... No, no es sidra.

Zumo de manzana con burbujas… No, no es sidra.


Si bien es cierto que una llega a tierras extranjeras dispuesta a probarlo todo, a dejarse seducir por nuevos sabores, a impregnarse de los buenos olores (y mejor comida) que le rodea, dejando atrás las napolitanas de chocolate (aquí no las he visto por ningún lado), las patatas Bravas o los pimientos de Padrón (unos pican y otros no). ¡ESTOY HASTA EL MOÑO DEL APFELSCHORLE! Incluso tiene un nombre que da risa (Schorle – ¿Shirley? – ¿Chirli?…).
Se trata ni más ni menos de una especie de zumo de manzana a la que le añaden gas y todos los alemanes lo beben.
Si vas a una casa de alemanes (al menos aquí, en el Sur), te ofrecerán:
a) Cerveza
b) Apfelschorle
c) Agua (si es agua, lo más seguro que te la pongan con gas, porque aquí lo extra es pedirla sin gas)
Y digo yo:
– ¿DÓNDE GUARDAN LA COCA COLA?
– ¿Acaso nadie tiene Fanta en casa?
– ¿Y el Nestea?, ¿Sprite?, ¿zumo de naranja? (sin gas, bitte)
Os juro y os prometo que en los Supermercados venden Coca Cola y Fanta, y ¡hasta Nestea! Pues si lo venden, es que la gente los compra… ¿Los guardan para cuando estén ya más que hartos de Apfelschorle? ¿Los compran para mezclarlos con vino y hacer Calimotxos cuando nadie les ve? Keine ahnung (=N.P idea) amigos.
Otra cosa que encontrarás, es que nadie te ofrece patatas fritas de esas de bolsa (las chips de toda la vida), aunque también las venden el los Super (hay siempre uno o dos pasillos dedicados a ellas).
El mes pasado fuimos a una fiesta de cumpleaños (de un compañero de esgrima bávaro) y lo que había para comer era una especie de fuente con un grifo, del cual salía sopa de Goulasch. ¿Qué clase de comida para una fiesta es eso?
Luego sobre la mesa, tenían una selección de pequeños trozos de varios quesos y ya.
¿Dónde estaban las patatas fritas? ¿Y los ganchitos? ¿Y los sandwiches de toda la vida?
Vale, tortilla de patatas en taquitos no les vamos a pedir, pero ¿qué tal unos trozos de salchichas alemanas?
Por supuesto, para beber podías escoger entre cerveza, cerveza, o Apfelschorle…
Creo que vamos a tener que hacer una fiesta de inauguración de nuestro nuevo pisito, para enseñarles qué es una fiesta en condiciones, en la que se pone bebida para todos los gustos y pinchos por doquier… Lo malo es que me temo que muchos no van a caber y poner las tapas en la bañera al igual queda un poco feo.

Bueno, que sigo estudiando…

Poco activa bloggeramente hablando…

22 Dic

Cierto es que empecé este blog con bastante ilusión y posteando asiaduamente, pero en los últimos días (último mes) he andado algo escasa de tiempo.
Primero tuvimos el examen de mitad del nivel (A1, poca cosa), en el que me esforcé al máximo en sacar la mejor nota posible. Finalmente mis esfuerzos se vieron recompensados con un 1 (en Alemania el 1 es la mejor nota, el 5 es la peor… Creo que un 1 * es la mejor mejor).
Después teníamos la misión “estudiar en grupo” para el examen de una compañera, a la que inmigración le solicitaba examen del nivel entero aprobado. La causa era muy buena y el grupo estudió con empeño. El examen salió bien, aunque aun no tenemos los resultados.
Entonces se juntaron varias cosas, pues vino una amiga de Barcelona a visitarme (¡¡primera visita!! A nuestra nueva vida), me tocó hacer una exposición sobre España-Cataluña-Barcelona en alemán para la escuela, los deberes se amontonaban (al acercarse las navidades se ve que aumenta el ritmo escolar), redacciones, ejercicios, etc…
Además me reclutaron para ir a hablar sobre Barcelona a una clase de español (me gustó la experiencia, aunque los pobres me entendieron poco, se ve que los españoles hablamos muy rápido… Y yo intentando hablar despacio que me sentía BOBA).
Lo primer que dije fue: “Vengo porque me han dicho que aquí me dejáis hablar en español”… Los pobres no pillaron muy bien mi bromita.
Después añadí:
“Soy Stuffen, vengo de Barcelona, de Cataluña y de momento, de España…”

Entre unas cosas y otras ha habido excursiones a Nuremberg y Augsburg CIMG4588(mercadillos navideños!), varias visitas a Munich (algunas de fuerza un poco más mayor, pero eso atañe a otras personas que no sé si quieren salir en mi blog, y es cosa seria, aunque siempre es bueno ir a Munich y una siempre está dispuesta), tartas, el comienzo de nuestro pequeño “cineforum en alemán” (ya llevamos vistas dos películas: “Good bye Lenin” y “Orgullo y prejuicio” y la cosa va bien).
A parte fui a ver al cine “El Hobbit” (acontecimiento familiar), un poco rollera (como el libro), pero bien (suerte que lo había leído, que si no, la verdad es que pescaba yo poco).
¿Qué más?
No voy a casa por Navidad (me quedo en Baviera, que está muy navideño y la familia política me acoge muy bien en estas fiestas, aunque no cantan muchos villancicos… Echaré de menos a mi abuela.)

Nos llegó un jamón ibérico enterito (con complementos, ojo), cortesía de mis señores padres (los suegris se ilusionaron como niños al verlo). El Borja y yo somos los cortadores oficiales de jamón de la casa (se nos da francamente bien).
Me recultaron también para ayudar al profesor de Badmington (voluntariamente, sin ánimo de lucro alguno) a dar la clase de los martes, con los más peques (de 6 a 10 años). Son un montón y son majísimos, ya he ido dos veces y me lo he pasado pipa (ahora, me hacen correr los puñeteros, que saco los higadillos).
El pasado Martes no me sentó muy bien tanto deporte de golpe, más el coger frío después y me dio un dolor terrible en la barriga, que hasta que no me pincharon algo, no se fue. Estuve dos días pachucha, pero ya bien.
¡Justo a tiempo para la fiesta de navidad de mi clase!
Fue el Jueves y todos llevaron buenísimos manajares de sus tierras, muy elaborados (yo jamón ibérico “i Pa amb tomàquet”, claro ). Al principio, casi me da algo cuando explicaban como habían elaborado todo (aun andaba yo resentida con mi estómago), luego ya me fui habituando a tanta comida y aunque caté poco (tristemente), me lo pasé bien. Mis compañer@s son definitivamente adorables, muy gracios@s, lo mejor de cada casa, vamos (o de cada país).
Desde aquí saludar a la mia amica Lole (nombre ligeramente cambiado), que es “die besser”. – Lole dus bist sehr lustig… Danke für hier sein!!-
Y al resto, que son grandes grandes.

Ahora nos vamos al cumpleaños de un compi de esgrima (qué líos que me hago, Dios… El otro día paran la clase de esgrima para preguntar que quién va a ir a la clase del Viernes y de paso que quién va a ir al clumple del Flo el Sábado y yo entiendo que el Sábado es el cumple de Maestro… Así que luego, cuando los pillo a todos juntos, sin el maestro, les pregunto “¿le vamos a hacer un regalo todos juntos al maestro?”… Y me coge el Borja por banda y me dice que el cumple no es del maestro, que es de Flo y yo “TIERRA TRÁGAME”… En fin, ellos ya saben que tengo mis problemillas con el alemán).
Y ahora, con este frío… ¿Yo qué me pongo? (Lili y su mundo, ¡AYÚDAME!)

Tarjetas de cumpleaños caseras…

12 Nov

Casi siempre que hay un cumpleaños de alguien a quien tenga cariño, intento hacer yo la tarjeta (a no ser que no tenga tiempo), pues me dan mucha rabia las tarjetas estandarizadas de las tiendas, todas iguales, frías, impersonales.
Ayer fue el cumpleaños de mi cuñado (vamos, el novio de mi querida cuñada), pues como tenia tiempo y ganas, me dio por hacerle la tarjeta y quedo así:

De izquierda a derecha, serian: mi cuñada, mi suegro, mi suegra, mi Borja y yo, brindando todos por el cumpleañero.

Cuando abrías la tarjeta, aparecia lo siguiente:

Una caricatura de cumpleañero, practicando su deporte favorit, el Kitesurfing.

Una caricatura de cumpleañero, practicando su deporte favorit, el Kitesurfing.

El tipo de letra lo cogí prestado del blog de “Lili y el mundo“, con su permiso (es mona, y no requiere tanta precision, al ser letras como salteadas).