Archive | os lo quiero contar y punto RSS feed for this section

A tomar por Cüller

30 Jul

Me he discutido con una cajera del Cüller (nombre ligeramente cambiado).
Normalmente son muy majas y simpáticas (en su mayoría viejunas y feuchas, pero la mar de amables). Sin embargo, hoy me ha tocado la torpe, no tan simpática (estupidilla, a mi modo de ver), eso sí, siempre manteniendo el Standard de viejuna y feucha (¿marca de la casa?).
Repasemos los hechos…
Tenía pensado salir a eso de las 10:30h (AM), para comprar unas cosillas que necesitaba de la droguería, recargar el saldo del móvil, mirar zapatos de fiesta (¡ja! en Inglopaff) y quizás, mirarme una blusa. Así que pensaba ir con el carrito (lo que significa desmontar la parte de abajo, bajarla por las escaleras asesinas, volver, meter al baby en el capazo, coger mi bolso, bajar al bebé en el capazo por las escaleras asesinas con sumo cuidado, montarlo todo una vez abajo y al fin, emprender camino). Pero entre una cosa y otra, se me han hecho las 11:10h, con el bebé llora que te llora. Así que he tenido que cambiar de idea sobre la marcha (con el chasis del carro ya en la puerta), meter al bebé en el portador de tela y ¡hala! a la calle, que el siguiente biberón lo reclamaría entre las 12h y las 13h.
Me he ido directamente a la drogueria Cüller, donde podía comprar todo lo que necesitaba (con el valor añadido de que, ¡venden chocolate!) e incluso recargar allí el móvil.
Para recargar el móvil en la droguería, has de coger una tarjeta con código de barras que hay en la cabecera de la caja. Las tienen de todas las compañías y de diferentes precios. Yo quería lo mínimo (ya me molesta que lo mínimo sean 15 euros, pero bueno) y solo tenían de 20. De todas formas, he cogido la tarjeta de 20, para preguntarle a la cajera si no podía recargarme sólo 15, ya que por alguna razón, no tenían colocadas las tarjetas de 15 euros.
Después de esperar un montón en la cola, de que abrieran otras cajas y todos se me adelantaran… Lo primero que he hecho ha sido sostener la tarjeta de 20 euros y preguntar amablemente:
– ¿Es posible recargar sólo 15 euros? Sólo necesito 15 y allí (señalando a la cabecera de la caja) no hay.
– Sí, claro – me ha respondido. – Hay que pagarlo a parte del resto de la compra.
– Sí, sí, ningún problema.
– ¿Quiere cambiar la cantidad, no?
– En efecto
Entonces se ha puesto a teclear en la caja, tardando un montón, quedándose bizca (del esfuerzo de pensar) a mí me estaba dando ya palo, pues había gente detrás mío en la cola y yo soy de las rápidas, siempre. Después de unos 5 minutos o más (en los que me ha dado tiempo a pensar, “bueno, si tan difícil es, me quedo con 20, aunque… Es posible que nos vayamos a otro país y no los llegue a utilizar nunca”, (¡si 15 euros ya me duran a mi 5 meses!), ha tecleado 20.
– ¿Esta segura de que su compañía es O2? (Me hace gracia que digan “O two”, cuando no tienen ni idea de inglés y, que yo sepa la compañía es alemana).

Sí, O2 es mi dichosa compañía.

Sí, O2 es mi dichosa compañía.


– Sí.
– Pues son 20 euros
– Pero si yo le he dicho que sólo quería 15 y usted me ha contestado que no había problema.
– Pero yo le he preguntado si estaba segura de que la compañía es O2.
– Es que así es, la compañía es O2, pero sólo necesito 15 euros.
– Pues no se puede devolver (con la cara de: “paga”)
A esas alturas, ya estaba yo empezando a ponerme muy nerviosa y me he puesto a gritarle. Que ella me había dicho que podía recargar 15, que ya no lo quería, que ya me iba a una tienda de O2.
La otra que nein, que nein y que nein, que eso ya no se podia anular.
Y que yo le había dicho que mi compañía era O2, con seguridad.
– (¡Es que mi compañía es O2! ((¡Que manía!) (¡Pero no necesito 20 euros! (¡Que me voy a vivir fuera! (¡Que usted me ha dicho que podía recargar 15!- (Le he preguntado si podía llamar a su jef@).
En seguida (sofort) ha venido una jefa, preguntando que a que venía el revuelo. Le he explicado a la mujer mi historia, ya harta, con el bebé en brazos, sintiéndome culpable y fatal por gritar y ponerme nerviosa con el bebé ahi, bajo mi barbilla, con la impotencia de que en alemán no me explico tan bien como lo habría hecho en castellano.
Mientras, la cajera me negaba (¡tratándome de mentirosa!), insistía que yo solo le he dicho que estaba segura de que mi compañía es O2. Y yo, ¡que no! ¡Que lo primero que le he preguntado es si podía recargar 15 euros!
– ¿Ah sí? Pues no la he entendido bien.
– Siento que no me haya entendido usted bien, pero lo he preguntado muy claro y no, no necesito 20 euros en mi móvil.
A la jefa no la he visto cara de aceptar mi palabra contra la de su empleada. Así que, harta ya que estaba, con la impotencia de no poder expresarme mejor y encima va el Gusiluz y empieza a llorar.
Entonces me he dado cuenta de que yo no había pagado nada, aún tenía la tarjeta en la mano, y el resto de la compra seguía sin pasar por caja. Nada más fácil que pirarme sin más, y que se apañen. ¡HOMBRE!
He dicho.
– ¡Yo me voy! ¡Tschuss!

Y me he ido a la competencia, que está más o menos en frente. He comprado lo mismo (menos el chocolate), tenían tarjetas de 15 euros, cuyo código de barras ha pasado la cajera por el láser en 1 milisegundo. Y FERTIG!

Luego me he quedado pensando que la cajera del Cüller había entendido en todo momento lo de los 15 euros (vamos, “fünfzehn Euro” no tiene pérdida!), si no, ¿a que venía tanto teclear? Si además, ella misma me ha preguntado: “Entonces, ¿quiere cambiar la cantidad?” Ha utilizado la palabras “umtauschen“, que es = intercambiar.
¡La muy PERRA! Se ha liado, no ha sabido hacerlo, y ha esperado que al ser yo extranjera, con mi pinta de modosita y con bebé colgando, tragaría con su fallo.
¡Pues que poco corazón! ¡Vamos! ¿Cómo le montan una así, a una mamita con bebé a cuestas?

Ya lo sé, vaya rollazo os he soltado, pero tenía que desahogarme.

Caca-culo-pedo-pis

16 May

Escribiendo con teclado aleman. No tildes, no enyes. Lo siento.

Oh Dios mio! Estoy conviertiendo esto en un “Blog de madre”! Que me esta pasandoooo???! Me derritoooo!
Eso si, de mala madre, o “Raven Mutter”, que es el termino que segun comentaba la “Mama espanyola en Alemania”, utilizan los teutones (o teutonas).

Lo que contare dista mucho de ser transcendental, (ya lo se, a pesar del profundo titulo), pero tengo que decirlo:

He quemado todos los biberones!
Soy un desastre!

Como cada manyana, pongo los biberones (con todas sus partes) en una olla y la llevo a ebullicion. Mantengo todo unos 5 minutos hirviendo y “fertig”! (listo). Es lo que llaman “esterilizar los biberones”, vamos…
Normalmente sigo este proceso entre llamadas de atencion del “bebesito”:
– Uaaa! – Uaa!
– Uaaaaaaaaaahhh!
Lo cual me genera algo de estres y nervios, y en muchas de las ocasiones me encuentro a punto de echarme el agua hirviendo encima (ya tengo cuidado para no hacerlo, que solo faltaba eso).

Este se llamaba "Malamadre", no??

Este se llamaba “Malamadre”, no??

Bueno, pues hoy he puesto a hervir los biberones, el bebe ha empezado a reclamar la atencion, asi que lo he cogido en brazos, le he intentado relajar, mientras, me he relajado yo (por una vez…), mirando cosas de Internet y se me ha ido totalmente el santo al cielo… Cuando he empezado a escuchar un sonido raro en la cocina… Como si estuviera yo cociendo un potaje o algo. – Que extranyo, no? – He pensado para mi.
– Mierda! Los biberones!
Pues si, se han derretido por abajo, alguno hasta por dentro, justo cuando le tocaba comer al Gusiluz.
Menos mal que tenia biberones de los mas pequenyos que usaba al inicio y le he podido dar su leche (un poco menos de la dosis que le toca, pero es que TAMPOCO QUERIA MAS!

Pero antes de alimentarle le tenia que cambiar (claro). Bueno, pues justo se le ha ocurrido hacer la caca mas grande desde su existencia, en la que ha metido pie, pierna (como se iba a estar quieto?), yo mis manos y mi conciencia de mala madre…
Cuando por fin parecia que lo tenia yo controlado, se ha meado en la toalla, como es comun.

Me voy a comprar biberones nuevos, que no quiero intoxicar al dulce bebesito que bastante tiene…

***Lecciones a aprender:
-Si dejais cosas al fuego, acordaos de estar pendientes de ello, “olle”.
-Tened biberones de respuesto, que si ocurriera algo asi en fin de semana, entonces si que se armaria una gorda.
**********************************************************************************************************

Gracias por permitirme desahogarme. 🙂

P.D: Dentro de un ratin llega la “yaya” de las islas. Bien, bien!

Primeras conversaciones…

9 May

Un mes y 10 dias…

– Dejame hacer algoooo!
– Ga
– Queee?
– Ga

El pequeño Borjita

2 Ene

Como si no tuviera nada que hacer (ey! Tengo muchos deberes!), me ha dado por jugar con varias webs, en las que si subes una foto de tu pareja y otra tuya, puedes obtener una imagen de como podría ser un posible-futuro retoño. También se puede hacer con la foto de algún famoso (las mismas webs te las facilitan).
He aquí uno de los resultados:

Baby-of-Foto-prueba

Yo creo que esta es de las pruebas que menos extraña y repelente ha quedado.

Esta es la web en cuestión:
http://www.morphthing.com/
(Cuesta un poco cogerle el tranquillo).

Esta es la otra que he encontrado, aunque salen fotos mas artificiales para mi gusto (muy divertidas, eso sí):
http://makemebabies.com/

Bueno, ya me diréis si os ha dado por hacer pruebitas. 🙂

————————————————————————————————————————————
Aprovecho para felicitarle el cumpleaños a la que sería la tia de este “prototipo”, 🙂 osease, mi sister Alissa (nombre ligeramente cambiado).

2013 que se acaba…

30 Dic

Ya queda menos para que termine este año con número “gafe”(para quien sea supersticioso, que la que aquí escribe, no lo es). Este año en el que tuvimos un día que fue 11/12/13, secuencia que por lo visto, no volveremos a vivir…
Este año en el que la Botella presumió de las Relaxing cup de Café con leche de la plaza mayor, con lo bien que le habría quedado alardear del bocata de calamares (demasiado seco para mi gusto, aunque bastante apreciado por los madrileños).
Este año que continua en crisis, con no muchas perspectivas y que por lo visto, termina soltando a criminales a la calle y prohibiendo el aborto, cabreando a unos y a otros, o al menos, eso es lo que me llega, dentro de lo poco que me llega.
Pues este año he seguido sin televisor, enterándome de lo que me contáis unos y otros (vía teléfono, Blogs, Facebook, boca-oreja, etc…). Gracias, pues, a la gente que me informa mínimamente, porque ando medio metida “en la cueva”.
elanviejo
Este año he seguido con mi inmersión alemana, intentando mejorar el idioma, que todavía se me resiste, aunque muchos no lo crean y se empeñen en hablarme a toda velocidad.
2013, año en el que aprobé el nivel de B1, voy a por el B2, aunque no dejen de ser meras letras y números, símbolos, pues el idioma se demuestra hablando, en el día a día y sobre todo cuando las circunstancias vienen en contra.
Año en el que he hecho el curso para dar clases de español como lengua extranjera, que me ha encantado y espero me haya abierto posibilidades.
Año en el que lo más lejos del país teutón donde he estado, ha sido el Sur del Tirol, que no es mucho decir, pues es una extensión de Alemania.
Año en que me tocó presenciar algo tan desagradable, macabro y horrible, como lo que contaba hace dos posts, pero que prefiero no recordar.
Año en el que gané una medalla bávara de esgrima (por equipos) y en el que he tenido que dejar apartado este deporte, por circunstancias.
Año en el que estoy felizmente rellena.
Año de alegrías, de mal humor (sobre todo en Julio y Agosto, luego se me pasó un poco esta mala leche, que achaqué a no haber salido apenas de Baviera, a parte del Sur del Tirol, claro), pero también de risas, anécdotas y novedades.
Año en que me visitaron mis padres, adaptándose al medio aleman mucho mejor de lo que hubiera esperado.
También me visitó mi prima preferida, que es como una hermana y que en ese momento, fue un total soplo de aire fresco.
Año de cambios, de sorpresas, de perspectivas de futuro, de descubrir cositas pequeñas, de cuidarme especialmente, de amistades y familia (directa y política).
Año en que he sobrevivido (difícilmente, pues los de la línea de arriba piden fotos y son pesados 😛 ) sin cámara de fotos (se me estropeó la que tenía y he tardado prácticamente un año en comprarme una nueva, que aun no me ha llegado. Aclaro que mi móvil es arcaico y no, no hace ni fotos, sirve para llamar y mandar SMS).
Año en el que todo esta saliendo muy requetebien (en cuanto a lo personal) y estoy muy tranquila.
Año que ha servido de preparación (o eso espero) para el próximo año (y en adelante)…

Venga pues, EL 2014 …

Lean entre líneas lo que quieran, pero por favor, no pongan nada en mi muro del Facebook. 😛

Felices fiestas

26 Dic

(Escrito con teclado aleman, en un rato entre comilona y comilona, asi que no voy a corregir nada 😛 ).

Ultimamente ando un poco desconectada, pero tras el ultimo “malrollero” Post, dejados atras ciertos traumas (eso espero), solo queria acercarme un momento a desearos que esteis teniendo unas muy FELICES FIESTAS, en buena companyia y lo mas entranyables posibles.
Felices-Fiestas-

Y tambien en aleman:

froehliche-weihnachten

Nosotros nos hemos quedado en Baviera, donde aunque esta haciendo menos frio de lo usual, hay siempre bastante ambiente navidenyo. Eso si, este anyo parece que las navidades NO SON BLANCAS. Pero bueno, que tambien es una alegria que brille el sol y no estar muerta de frio.

Por cierto, tengo que anyadir que me gustan mucho mas los dulces navidenyos alemanes que el turron y polvorones.
Dejo una foto de los Plätzchen, que no puedo dejar de comerlos:
plätchen

Tambien hay de chocolate:
plaetzchen-aprikosenherzen

Y de muchas mas cosas. Los que hay en casa de mi familia politica son mas buenos que cualquier foto que pueda encontrar por Internet.

Lo dicho: DISFRUTAD!!

Mientras preparamos Acción de gracias…

9 Nov

Ya pasó Halloween y ahora que ya salieron todas las fotos de los defensores, fiesteros y demás gente “flipadilla” que aprovecha cualquier oportunidad para disfrazarse. Ahora que ya dijeron todo lo que tenían que decir los detractores: – aquí coinciden los españoles y los alemanes, en que es una fiesta irlandesa, exportada a los Estados Unidos, que nos ha llegado por las películas y las series…-
¡Incluso hablaron los detractores de los detractores!
He leído como unos dos argumentos en este sentido en mi Facebook:
1) “Dicen que Halloween no es una costumbre española, pero no hay nada mas español que apuntarse a todas las fiestas” (o algo así). Muy convincente y muy razonable. 🙂
2) “Halloween es una costumbre celta y que sepan ustedes, que el Norte de España era Celta, con lo que aquí ya se festejaba esta fiesta, incluso antes de verla en todas las pelis yankys”. – Yaaaa, yaaa… Vaya excusas… Por muy celtas o celtíberos que fuéramos en el Norte, no se trata de ninguna tradición que haya persistido en nuestra historia, con lo que seguimos copiándolo de los estadounidenses y sus series y películas de High School, de animadoras y de capitanes de equipos de futbol. Lo que es, es…

Pues ocurre que cuando todo el mundo se vuelve loco con un tema y no se habla más que de ese tema (“¿cómo era lo del Relaxing café con leche”?, a mí se me quitan las ganas de añadir nada, pues ¿para qué una opinión o comentario más? Y me limito a leer lo de unos y otros, a estar de acuerdo o no, pero observando, desde el silencio, hasta que el tema acaba más que agotado, aburriendo y dando solamente ganas de que se acabe ya.

Es después de un tiempo, cuando ya ha pasado de moda el temita en cuestión, que a veces me dan ganas de hacer mi aportación, cuando ya ni viene a cuento.

Así que aquí estoy, preparándome para Acción de gracias (léase la ironía) y con los ojos puestos en la fiesta donde se elegirá al rey y la reina del baile, no te joroba…

No, no soy muy partidaria de copiar las fiestas americanas, aunque me haga mucha gracia ver todas sus “exóticas” costumbres en las películas, aunque me flipe observarles como si fueran a veces extraterrestres, o personajes de un Zoo o Circo.
Paso de Halloween, de acción de gracias, bastante de Santa Claus y de su fiesta del 4 de Julio. Que lo festejen ellos, que para eso son sus costumbres, sus cosas, o en algunos casos, su historia.

No obstante, me hizo mucha gracia el disfraz de Monstruo de mi “sobri-primo” (el niño de mi primo), que tiene 5 añitos recién cumplidos y, aunque tampoco sea yo nada partidaria de poner fotos de niños en Internet (las que ya estaban por ser de anuncios y las cojo del Google no cuentan), aquí tengo el permiso de la super “Cool” yaya (“la güela”, que además es mi tía) y como al angelito no se le ve ni la cara, ni nada que le pueda identificar, me permito el lujo de mostrárosla, porque el peque no tenía desperdicio.

Así iba disfrazado mi "sobriprimo", un primor de nene. Sinceramente, si me lo hubiera econtrado, tan feucho y tan pequeñajo, no sé si habría podido reprimir el darle un capón en la cabezota.

Así iba disfrazado mi “sobriprimo”, un primor de nene. Sinceramente, si me lo hubiera econtrado tan feucho y tan pequeñajo, no sé si habría podido reprimir el darle un capón en la cabezota.

Buscando el Asia Markt

30 Oct

Esta semana parece que esta haciendo bueno (después de este adelanto del invierno que lleva congelándome todo Septiembre y Octubre), así que hoy me he animado a buscar el Asia Markt, antes de irme al típico centro comercial, a mirar la trilogía de siempre: Zara-Mango-HM.

¿Qué compraríais en el asia markt?

¿Qué compraríais en el Asia Markt?


Solo sabía que la tienda asiática estaba cerca del hospital y del centro comercial, así que me he bajado en la parada del Clínico y a partir de ahí no tenía ni idea de si debía seguir para arriba o para abajo. Al final he preguntado a una señora que iba con un carrito, con su bebecito dentro y muy amablemente me ha respondido que ella iba para allá, así que hemos ido juntas. Sí, estas cosas también pasan en Alemania.
Por el trayecto le he preguntado sobre su bebé y hemos entablado una agradable conversación sobre bebés, nombres (a colación del anterior Post), como las que tenían las mamás en los autobuses en Barcelona. No, no es la típica conversación en la que yo haya estado antes con “extraños” (soy más de que me pregunten “¿dónde te has comprado estas botas?” o “¿qué libro estas leyendo?”, pero he salido bien de ella 🙂 (¡BIEN!).
Una vez en la tienda asiática, no sabía muy bien que buscaba, pero me he visto muy perdida. Miento, quería encontrar aguacates, no sé, ¿de Siria?, de algún lugar del Oriente Próximo, con mejor pinta que los que tienen en el Supermercado normal de aquí (en realidad no tienen tan mala pinta, pero suele pasar que los has de comprar verdes y cuando al fin se ponen maduros, luego están todos negros por dentro, y no es que sean baratos precisamente).
Mi gozo se ha ido a un pozo, porque no he visto ningún aguacate (tendré que ir a la tienda “Bio”). Lo que sí que había eran extrañas verduras, sobres con fideos de estos japoneses que están rizados como de peluquería, extrañas golosinas, cosas con Wasabi, algas, etc… ¡No sabía que comprar!
En realidad ya tenemos cosas para hacer Sushi, compradas en el Supermercado normal…
Al final, he encontrado unos paquetes de comida india preparados, y he comprado uno de algo que parece como Cuscus, y otro de verduras con salsa de cacahuete. Ya veremos que tal están.
Además he comprado una bolsa de maíz (yo creo que será como quicos, que por cierto, aquí de eso no se encuentra) y otra de unas patatas fritas estilo Nachos (pero asiáticas). En la caja, había unas frutas tipo Litchis y al preguntarle a la vendedora, amablemente me ha dicho que era algo parecido, que lo probara (me invitaba 🙂 ). He cogido 3, para comprarlos, pero no me los ha cobrado (más maja…).
Luego han venido mis amigas de Castellnou y hemos estado pendoneando en el Centro Comercial, cual adolescentes.

Sí, hoy hacía un buen día.

¿Cómo se puede ir con unos zapatos de taconazo rosa fucsia y mantener la dignidad?

24 Oct

No, no se puede…
No se puede, si consideramos que el resto del “Outfit” consistía en unos vaqueros ajustados, un jersey de leopardo y para rematar, una cazadora de imitación de cuero rosa fucsia también…
Parecidita iba la rubia... Visto en la realidad, a plena luz del dia, real como la vida misma.

Ahí va mi lección de moda:

1) Si te pones nos taconazos de vértigo (yo no lo haría, claro que yo mido 1´78), que sean lo más parecido a Jimmy Choo, Christian Louboutin o Manolo Blahnik, si no, déjalo estar, Barbie madura.
Unos taconazos de plástico entre rosa chicle y fucsia son mas propios del mercadillo o de los chinos y de eso, cualquiera se daría cuenta.
Al ver tal “modelazo” esta mañana, lo primero que me ha venido a la mente ha sido: “Arreglá pero informal, con chándal y tacones…”. Bueno no, lo primero ha sido: “Ay Dios, devuélveme el sentido de la vista, porque creo que lo acabo de perder.”

2) No peques en los excesos. Aunque servidora no sea muy partidaria de los tejidos de leopardo, brillantes, el oro, o cualquier cosa que se pase de cantosa, considero que un toque puede dar gracia, pero ¡NO LO MEZCLES TODO JUNTO, alma de cántaro!

3) Lo ostentoso queda chabacano, choni, hortera, “Kitsch”, “barriobajeril” (o de “nuevos ricos”, eso también) y hasta puede denotar escasez de cultura.

4) Antes viva que recargá.

5) Si además tienes hijos, piensa en que los niños corren, se ensucian… Hay que intentar ir mínimamente cómoda, sí, sin pasarse como las alemanas (todo el día de “Jack Wolfskin”). Quizás podemos encontrar un termino medio, ¿no? ¿O quién va a salir corriendo detrás de ellos, si jugando se quieren tirar por el hueco de la escalera? ¿¿La vecina???

Espero que os haya resultado educativo.

Dos pavas muy pavas…

14 Ago

Esta tarde, a eso de las 17:30h, delante de la Biblioteca…
Estábamos mi maridín (sí, está de vacaciones) y yo comiéndonos un bocadillo a la puerta de la Biblioteca, pues queríamos entrar a sacar unas películas y no queríamos entrar comiendo. En esto, que al otro lado de la plaza, una señora loca ha empezado a reírse ella sola (bueno, ¿y por qué no? Parecía que lo estaba pasando bien…). Entonces pasaban por la plaza dos chicas jóvenes, del tipo pavisosas de pelo larguísimo-fino-Timotei (4 pelos que tienen las alemanas, vamos, lo normal en la zona), una rubia y una pelirroja (o rubia teñida de pelirroja) y se han empezado a partir de risa de la señora que sola reía.. Asi de pavas eran estas, un poco menos monas, pero igual de pavas...
Yo ya me he quedado un poco asombrada, pues no le veía la gracia (gracia la que tenía la supuesta loca con ella misma, que como digo, se lo estaba pasando bomba sola, y mirad, bien que hace). Pues las chicas que por ahí pasaban, no paraban de voltearse y reírse, una vez habían pasado de largo y parecía que se habían ido, ¡HAN VUELTO! Han vuelto para sentarse en los escalones de la plaza, a una distancia prudencial, para poder observar bien a gusto, el para ellas tan “curioso” y “especial” espectáculo que ofrecía la “buena mujer” y echarse unas risitas a su costa de vez en cuando, admirando lo que no era más que una risa (a solas, sí), ajena. ¡Y gratis! Ante todo, gratis para ellas.
Y digo yo:
– ¿No tendrá la juventud mejores motivos para reírse en esta vida?
– Si la mujer estaba loca, me parece un poco triste que a dos pavas les haga gracia la risa ajena, tanto como para desandar sus pasos y quedarse a admirar, en plan espectadoras…
– ¿En serio no encuentran cosas más interesantes por ahí para hacer?
– La Biblioteca estaba solo a 10 pasos! Con solo haber entrado, habrían encontrado mundos de libros, películas, revistas con mil historias, incluso de locas que ríen solas.

En fin, a veces me asombro de ver a la gente y sus reacciones.

————————————————————————————————————————————-
Volviendo al tema de la biblioteca. La uso sobre todo para sacar películas (todo esta en alemán), alguna revista… El caso es que aquí, en Baviera, las bibliotecas no son gratuitas. Al llegar, me hice socia de la de Castellnou del Danubi, y me tocó pagar 12 euros (hummmm, molesta, pero bueno). Luego, a los 4 meses nos mudamos a Inglopaff, y me quise volver a hacer el carnet. Me pedían 25 euros (dónde vaaan?). Al final, saqué el carnet de la Universidad (no tiene fecha) y me hicieron precio de estudiante (15 euros) (hummmm)… Pues hoy, no sé cómo ni por qué, había perdido este dichoso Carnet. Me han hecho uno nuevo, por 4 EUROS MAS!
Me parece un poco abuso, pero bueno, dice el Borja que más abajo de los Pirineos lo cobran ya en los impuestos, aquí, se lo cobran sólo al que “consume”. Bueno, bueno, dejémoslo ahí..