Archivo | experiencias RSS feed for this section

Como se puede cambiar tanto….

24 Abr

En tan poco tiempo…

Escribo con teclado aleman, no tildes, no “enyes” y con una sola mano, bebe en la otra.

A lo largo de la vida vamos cambiando, quizas evolucionando (con suerte), otras veces, incluso retrocediendo. Tropezamos con la misma piedra o parecida. Pasamos de odiar las alcachofas a adorarlas (en mi caso a soportarlas, que me dan dolor de barriga). En algunos casos mas drasticos incluso nos volvemos chaqueteros, dejamos de lado nuestros propios principios, o hasta los cambiamos.

Pese a estos cambios que podamos ir experimentando y salvo los casos mas drasticos que menciono, las personas, mas o menos, vamos siguiendo una linea o trayectoria, bastante marcada por la personalidad de cada cual.

– Pausa para dar biberon lloron.-

Yo sabia que lo que me esperaba a la vuelta del camino me cambiaria la vida, pero no pensaba que me cambiaria tanto, incluyendo mis maneras de pensar, de ver las cosas. Mis ideas, quizas, preconcebidas.
Tanto cambio psicologico, hormonal, hasta de personalidad, me ha inquietado estos dias, hasta me ha vuelto un poco loca, pero creo que empiezo a asimilar las cosas.

Acepto que desde hace 25 dias soy una persona diferente (en estos momentos, muy diferente), solo que espero que con el tiempo, podamos encontrar un punto medio entre mi “yo” de antes y mi nuevo “yo”. No es mejor ni el uno ni el otro, es solo, que todo resulta desconcertante para alguien como yo, tan acostumbrado a su forma de vida anterior.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Como ejemplos de mis cambios citare:

– Antes pensaba que las mujeres lactantes no tenian por que sacarse la teta en cualquier lugar y cualquier momento, pues a veces incomoda a las demas personas, ajenas al mundo de la lactancia y su problematica. Ahora lo entiendo perfectamente. La lactancia no es tan sencilla ni tan dada por hecho de lo que antes creia. Si una mujer puede alimentar a su bebe de la manera mas natural, adelante, como si quiere ir con las tetas fuera todo el dia.

– Antes creia que las mujeres con sus carritos estaban siempre en medio por la calle. Hasta pensaba que lo hacian a posta, para presumir de bebes, por orgullo de poder ser madres. Ahora soy yo la que torpemente voy llevando el carrito y, aunque intento no ponerme en medio, pues que mas da si lo estoy? Es un alivio el simple hecho de verme capaz de salir a la calle, con todos los artilugios y toda la logistica que hay que montar.

– Antes abria el Facebook cada dia, para ver las peripecias de mis contactos. Tenia siempre correos internos a los que contestaba tranquilamente, explayandome. Lo mismo con los emails… Ahora, he tardado unos 15 dias en abrir mi Facebook (con miedo de enfrentarme a los veintemil internos) y voy contestando con frases escuetas como “escribo con una mano, bebe en la otra, gracias, no me conectare ya mucho”).

– Ya habeis leido como en el pasado, me he metido un poco con los “Blogs de madres”. Pues ahora, digo que bienvenidos sean. Y si quieren poner a su ninya a desfilar modelitos, pues adelante (aunque siga sin ser muy partidaria), que lo suyo ha costado parirla y cada cual sabra lo que hacer con el fruto de su vientre.

– Yo, que soy un poco de “fasion victim”, que me encanta ir de compras, pues ya nada. En estos momentos no tengo ganas de comprarme nada… Me visto literalmente con lo primero que sale del armario.
Quizas esto vuelva poco a poco, segun vaya teniendo las cosas por la mano, pero de momento, ayer me dieron ganas por primera vez de mirarme una camisa y resulta que no quedaba mas que la del escaparate y estaba reservada (mejor).

– Tampoco encuentro el tiempo (de momento, espero) para leer, y si lo encontrara, seria para leer sobre “como ser padres”. Hasta me arrepiento de no haber leido mas sobre el tema antes, pero me interesaban mas las novelas, hasta que he visto que el “agua me llegaba al cuello”.

Y mas cosas por el estilo.

Asi que, no es que ahora este Blog se vaya a convertir de un “blog de madre”, aunque pudiera pasar que comenzara a contar batallitas de mi pequenyo “Mucho” (nombre bastante cambiado, acunyado por el tio Mars hara cosa de 7 anyos), o “Gusiluz”, como me da ultimamente por llamarle.
O quizas simplemente se convierta en un “No Blog”, porque deje de escribir por falta de tiempo. Ya veremos, porque aunque me falte tiempo, me vienen palabras a la cabeza.

Siento que tampoco me podre pasar muy a menudo por vuestros Blogs (al menos de momento), que me encantan… Espero no perder mucho el contacto y encontrar tiempo, al menos, para mis Blogs Top10 (aunque sea de uvas a peras, pero algo seria algo).

Datos informativos:

El pequenyo Mucho nacio el 30 de Marzo del 2014 a las 15:37h, de dolorido (muy dolorido) parto natural.
Con un peso de 3,55kg y una altura de 56 cm (muy largo, si). Mucho pelo y crecidito ya, con sus patillas, sus unyas de gato y su peinado Fashion.
Es un nene de lo mas majete, bastante tranquilo, menos cuando llora reclamando lo suyo (a veces no estoy tan segura de “que es lo suyo”?).
Es muy guapete (no porque lo diga yo, que es muy salado y guapete de verdad).
Nos ha salido bastante flamenco, con las manos arriba todo el tiempo, parece que se va a arrancar con un zapateao en cualquier momento.

Y bueno, que dice que os diga:
– Buaaaaaaaaaaahhhhh, buaaaaaaaaaaaaaaaaahhh, buaaaaahhhh…

Tres ciudades

13 Oct

El otro día, en el curso que estoy haciendo para aprender a ser profesora de Español, nos propusieron un ejercicio… – Ah, sí, que llevo desaparecida varios meses y ni siquiera os he puesto al día, a vosotros, que no me leéis. Ahora mismo:

*** Inciso-puesta al día***
Tras aprobar el examen de B1 del curso de Integración y obtener el título, fui a una entrevista en la oficina de empleo, en la que me deprimieron (eso creo que sí que lo conté). Como las opciones que me daban no eran muy buenas (ayudante de dependienta, de limpieza o de oficina) y aunque entregué un curriculum y me lo devolvieron por correo amablemente, diciendo que no me ajustaba a sus requisitos. He pasado el verano tocándome los “piiiiiii”, vamos, ganduleando un montón… Viendo series, intentando leer Matilda en alemán (cada vez que me pongo, encuentro algo más interesante que hacer), viendo pelis, intentando leer el “Doctor Zhivago” en español (algun día lo acabaré, voy por la mitad), quedando con alguna amiga (pocas, pues casi todas se habían ido a su tierra Patria, no como yo, que soy poco patriótica y ya casi ni se dónde queda eso).
A mi señor esposo le dieron dos semanas de vacaciones en Agosto (yo creo que las tuvo que mendigar o algo, porque parecía que pedir sus vacaciones fuera como pedir un aumento de sueldo o algo). La primera semana, aprovechamos para arreglar asuntos, como ir a comprarme una estantería, montarla, y demás asuntos que ya ni recuerdo… La segunda, decidimos casi en el ultimo momento, irnos 4 días al Sur del Tirol (Italia en teoría, en la práctica, hummmmm).
EL SUR DEL TIROL: Es un idílico lugar en las montañas (es el Tirol italiano. Si mezclamos a Heidi y a Marco, me imagino que vivirían en el Sur del Tirol), todo en Montaña y cuesta arriba (incluso los cultivos, pobres pastores), donde plantan muchas manzanas (plantaciones y plantaciones de manzanas) y solo se les ocurre a los alemanes ir allí de vacaciones. Que por qué? Porque hablan alemán, comen comida alemana-bavara, y todo es igual que en casa. Para eso salimos? Me preguntaba yo…
Por cierto, años y años criticando a Andorra y vamos a irnos de vacaciones a la “Andorra alemana”.

El idilico y maravilloso Sur del Tirol, en el que los payeses viven en cuesta y seguro que cuando se les cae una botella rueda y rueda sin parar....

El idilico y maravilloso Sur del Tirol, en el que los payeses viven en cuesta y seguro que cuando se les cae una botella rueda y rueda sin parar….


Ah! El otro requisito para ir ahí de vacaciones, es ser viejo. Pero como nosotros somos por definición “tacaños”, este era un lugar no muy lejos, que no requería mucho gasto de gasolina, y en el que los hoteles todavía no se habían puesto por las nubes.
A ver, muy barato tampoco fue, teniendo en cuenta que el hotel tenía una habitación bastante cutre, con una decoración de los 60, pero la comida era buena y abundante (en lugares donde van viejos, se estila la Media Pensión, sí).
En fin, esos fueron nuestros 4 días de vacaciones, subiendo montañas hasta que no me sentí más las piernas y poniéndonos morados en las cenas.
Yo diría que lo mejor del viaje fue la vuelta, en la que nos entró hambre en la zona de los castillos de “Neuschwanstein”, donde todo era carísimo, y acabamos perdidos en un pueblecito, donde nos dieron estupendamente de cenar, y la camarera nos cuidó como si fuera una madre.
Ah! Eso y jugar en la mini-piscina del Hotel a “Escuela de sirenas”, fastidiando a una vieja Huésped.

Sigamos… En Septiembre vino mi querida prima Tete unos días, y fuimos arriba y abajo, lo pasamos bien y fue un verdadero chorro de aire fresco (esto no tiene nada que ver con el frío, pues frío casi siempre hace).
Después, al fin me pude matricular en el siguiente curso de alemán, el B2 Intensivo (yo no quería apuntarme al intensivo, pero era el que iban a hacer MariCascabel y Pristina, así que, yo detrás), al que voy de Lunes a Jueves, dejándome libres los viernes, que junto con los Sábados, voy a Munich a hacer el curso para ser profa de español. SE ACABO EL GANDULEO!!

***Fin del inciso-puesta al día***

Como comentaba, en el curso para ser Profa de Español, nos proponen muchos ejercicios, actividades y juegos, que podremos utilizar en el aula con los futuros alumnos. El otro día, teníamos que contestar a las siguientes preguntas en un papel:

1) – Nombra una ciudad en la que pasarías un año sabático de tu vida
2) – Nombra una ciudad a la que no volverías
3) – Nombra una ciudad de la que guardes un recuerdo especial

En la primera pregunta, estaba entre Londres y Nueva York, pero me decanté por Londres.
Fue en la segunda pregunta, en la que me quedé un poco parada, pues no sabia que responder (también se podía dejar en blanco). Una ciudad a la que no volvería? Eso es muy complicado, pues me gusta viajar, y en casi todos los lugares he hallado algo especial… Entonces pensé que no volvería a Inglopaff, pero me pareció absurdo ponerlo, pensando en que al cabo de dos horas, tenía que coger el tren de vuelta a Inglopaff.
Al final puse Majadahonda, que es una ciudad de los alrededores de Madrid, sin ningún tipo de encanto (ninguno que yo haya visto), a la que no hace falta volver para nada y en la que solo hay pijos de Madrid.

En cuanto a la tercera pregunta, respondí Santa Cruz de Tenerife, pues es donde estudié mi carrera de Bellas Artes y aquellos fueron tiempos muy buenos.

Y vosotros? Cuáles son vuestras 3 ciudades?
Si alguien me quiere contar sobre su verano, pues bienvenido sea. Alguien con alma de viejo que haya estado en el Sur del Tirol??

————————————————————————————————————————————-
P.D: Por cierto, se me olvidaba. El día 8 fue mi cumple. Fuimos a cenar a un Bávaro, con la familia bávara y me hicieron regalitos. La tarta la hice yo, toda de chocolate.

Mucho ojo cuando pidáis un batido de helado en Alemania

19 Jun

Esta pasada semana han estado por aquí mis señores padres, así que les he llevado de excursión por ahí, para que conozcan algunos atractivos de Baviera, aunque lamentablemente, no ha dado tiempo a mucho, creo que se han hecho una idea.
El tiempo ha acompañado bastante, la gente estaba simpática, de buen humor y con ganas de hablar, aunque siempre te cruces con algún borde de turno.
Uno de los días fuimos a Regensburg, que es una ciudad particular y encantadoramente bonita, con mucha historia.
Allí vimos la Catedral, mi padre se cayó en la Cripta (nada grave), el Museo del Puente, pasamos por la casa Museo de Kepler, comimos en el Sótano del Ayuntamiento (aquí es bastante común, lo del Rathauskeller), muchos relojes de Cuco, hablamos con un camarero croata, con un anticuario autóctono. En fin, lo típico.Regensburg
Antes de coger el tren de vuelta a casa, decidimos merendar algo. Como a lo largo de los años me he hecho con algunas teorías propias, (sirva de ejemplo la de que normalmente los restaurantes o Cafeterías donde van los abuelos/as son los buenos, mientras que donde van los guiris, los chonis, o los obesos mórbidos son los malos, pero vamos, que son teorías mías), decidí llevar a mis padres a un lugar de abuelas que ya conocía. Quizás no es el mejor el mundo, pero mucho mejor que las heladerías y demás locales turísticos que adornan Regensburg.
Mi padre se pidió un “heiße Schokolade” (chocolate caliente), a pesar de la advertencia de que ¡AQUI NO LO HACEN ESPESO! (siempre la misma queja, por parte de españoles e italianos, pues no, aquí toca beberse el chocolate líquido, como un Cacaolat caliente, es hora de asumirlo) y dos trozos de bizcocho. Mi madre se pidió un Latte Macchiatto (estos sí que están buenos) y yo quería un batido de bola de helado. El caso es que no estaba segura de cómo se dice batido de helado en alemán, y lo dije en Inglés (Shake), pero dudando:
– Ich möchte gerne einen … Eis Milchshake?? Ist das mögich? (Me gustaría un batido de helado, ¿es eso posible?)
Me contestó el dependiente-camarero:
– Ja, Natürlich, eine Kügel Eis mit Sekt.
– Ja, eine Kügel Schokolade Eis shake, bitte.- Contesté yo.
Nadie puso ninguna cara rara, todos permanecimos sonrientes y tan amigos.
En esto que nos sentamos a la mesa y yo empecé a darle vueltas a si el camarero me había dicho Sekt, en lugar de Shake (Sekt es el Champagne o Cava alemán), cosa que comenté con mis padres… Pero claro, dijimos: “no creo, ¿cómo te va a traer una bola de helado con Champagne?
Además, comprobé que tenían en la carta el “Eis Milch-Shake”, así que ¡ya lo había dicho yo bien!
Al rato aparece la camarera con una bola de helado de chocolate flotando en un sospechoso líquido transparentoso (desde luego no era leche). Entonces pregunté que qué era eso, que si no sería Sekt. A lo que la camarera me contestó que efectivamente…
¡Ayh Dios! Mi cara debió de ser un poema. Le enseñé la parte de la carta donde aparece mi “Eis Milch-Shake”, alegando tímidamente (y seguramente roja como un tomate) que yo en ningún momento había dicho Sekt, ¡sino Shake! Que yo no me bebía eso…chocolate-monkey (1)
Por suerte, la camarera reconoció que se trataba de un total malentendido, se llevó ese mejunje y al poco me trajo el batido de helado de chocolate que yo quería (estaba bueno, por cierto).
Por supuesto que no nos cobró el experimento, y cuando nos íbamos, creo que se lo estaba bebiendo el camarero, con ayuda de una pajita.
Tomen nota de mi experiencia, y recuerden pronunciar muy claro el sonido “Sh” (como el de mandar callar a alguien, practiquen, sí, practiquen) cuando pidan un “Shake” (=batido) en el extranjero. Si en Alemania lo han confundido con Champagne, con qué no lo podrán confundir en otros países…???

*Ultimos apuntes: ¿Y si en lugar de Sekt me hubiera entendido Scheiße, que también suena un poco parecido?

No debería de haber mucha diferencia entre un “HARLEM SHAKE” y un “HARLEM SEKT”, no?

Curiosa excursion a Munich (capital Bavara)…

22 May

Escrito con teclado aleman, no voy a corregir (al menos de momento), que me voy a dormir ya…

Ayer nos juntamos un grupo de coleguitas internacionales y nos fuimos a pasar el dia en Munich.
Nada mas llegar, decidimos darnos un homenaje en una pasteleria-cafeteria pija que hay en la zona bien de la ciudad (cerca de Odeonplatz). Asi que elegimos unos pasteles con muy buena pinta (4,50 euros/pieza, carisimo, segun los standares bavaros) y la amable Frau de los pasteles nos dijo que nos podiamos sentar, que ya nos los llevaban y la camarera nos tomaria nota para las bebidas en la mesa.
En ese momento eramos 4 personas, 3 adultas y una ninya de 8 anyos.
Mis amigas decidieron que nos sentaramos en una especie de patio interior cubierto de la pasteleria-cafeteria. Segun nos sentabamos, una camarera nos empezo a hablar de una forma un poco borde, no la entendi muy bien, pero parecia que decia algo de que ahi solo se podian sentar los que iban a comer, o que se yo… El caso es que nos sentamos y ella vino a tomarnos nota, con mala cara.
Antes de empezar a pedir nos dijo: “Tambien hablo ingles”.
Yo le conteste, de buenas maneras y con una sonrisa: “no pasa nada, aprendemos aleman”.
Entonces la asquerosa empezo a hablar en aleman rapidisimo, como diciendo: “Ah si? Ahora os jorobais!”.
Finalmente pedimos y ella sonrio un poco forzadamente (ok). En esto que nuestra pequenya de 8 anyos, saco su botella de agua (hacemos un viaje en tren de mas de una hora para llegar, es lo mas normal llevar una botella de agua) y se puso a beber. Entonces, la bruja-gestapo empezo a hablarme de malas maneras, a decirme que este es un cafe muy elegante y que no se puede sacar una botella de agua asi en la mesa, es mas, que no se podia entrar en un cafe asi con una botella de agua. Yo le conteste que de acuerdo, que ya mismo la guardaba la ninya (le estaba dando ya su segunda oportunidad, la primera habia sido aguantarla desde el principio). Pues la bruja continuo hablandonos mal, que estas cosas no se hacen en un cafe tan elegante, que si la ninya quiere un vaso de agua ella se lo trae…
Entonces me hincho las narices y le dije:
– Disculpe, pero solo es una ninya y ya guarda la botella, pero si lo que usted quiere es que nos vayamos, nos vamos…
La bruja se fue a traernos nuestro pedido, y yo aproveche para preguntar a mis amigas (entre ellas, la madre de la ninya):
– “Chicas, a mi me parece que esta tipa se esta pasando”. Hay dos opciones, quedarse o largarse.
Todas dijeron que nos ibamos.
Asi que segun nos ibamos, le dije a la Frau SS, “Entschuldigung, que nos vamos, que usted no es nada simpatica y las cosas se pueden decir de otras maneras.”
Nos fuimos, flipandolo bastante. En eso que la griega comento:
“Se nota que somos espanyoles y griegos”
Si senyores, de donde vengo somos asertivos para estas cosas, y no nos dejamos tratar mal, por muy fino que sea el Cafe.

Luego cai en la cuenta de que le tenia que haber contestado a la “muy …piiii” :
” Pues para ser un Cafe tan fino y tan elegante, deberian tener camareras tambien finas, elegantes y a ser posible simpaticas…”

“Y oleeee!!” (en castellano). “Opa!! (en griego)

***********************************************************************************************************************
-Mas tarde—

Despues de haber desayunado bien (en un San Francisco coffee company, algo tipo Starbucks), nos dirigimos al lugar de “La ola” del rio Isar, donde algunos hacen Surf… Pero me lie un poco (como siempre). Fuimos a cruzar por UN CRUCE SOLO PAR BICICLETAS!! Oh, mein Gott. Como es normal, una senyora nos echaba la bronca, diciendonos que ese paso era solo para bicicletas, que las personas teniamos que cruzar mas alla (mientras, cruzaban bicicletas y personas por el paso que nos vetaba la buena-Frau-obediente-de-la-ley). Aqui ya eramos griegas, espanyola, japonesa, vietnamita: “Si senyora, ソーリー (conichigua), συγνώμη”… En fin, mis compis dijeron: “Ayh que ver como esta el patio en la capital” (esto mismo, pero en aleman de aprendiz).
Luego, las meti por los Englischer garten (si hay jardines bonitos, esos son los ingleses, claro que si ). Y justo acabamos pasando por una explanada, en la que habia un senyor (como plantado ahi por el jardinero) al que no se le ocurria otra cosa que yacer desnudo (ni habia sol ni nada que se pudiera TOMAR).
Las ninyas:
– Mami Mami! Schau mal! (mira, mami!)
Y yo:
– Esto no estaba en mis planes…
Mami japonesa:
– Natural como la vida misma…

Al final vimos a los surfistas (con traje de neopreno, tapando vergüenzas, claro que si). surfistas munchen

El resto de la jornada transcurrio sin mas incidentes, a parte de la lluvia repentina, comida bavara en Viktualienmarkt, paradas en todas las tiendas, prisas para coger el tren, que por supuesto perdimos y ya cogimos el siguiente.

Pisos y más pisos…

13 Ene

Aunque parezca que estoy escribiendo un post, realmente estoy haciendo mis “Hausaufgaben” ( = mis deberes), ¿ok? Todo aclarado.
Uff, tengo muchos deberes.
Mientras haces deberes, al igual que cuando te juntas para estudiar con gente, se te ocurren miles de temas de conversación.
Pues es que no había vuelto a contar nada más acerca de los pisos en Inglopfaff, así que os cuento:
Esta zona de Baviera es una zona próspera, con lo que hay empleo, gente que viene a trabajar, pocos pisos, precios bastante altos, la cosa se complica…
Así que para los pocos pisos que hay disponibles, la demanda es altísima y cada uno que vas a ver tiene muchísim@s novi@s. Pues le tienes que caer bien al casero o agente inmobiliario de turno, o te quedas a dos velas.
Además, la mayoría de pisos son mediante inmobiliaria, que te pide como mínimo dos meses de depósito (dinero que un@ no vuelve a ver), a parte de la fianza. Vamos, que te dejas un dineral de entrada.
Después de aquel piso de la matanza de Texas, vimos un piso que pintaba bastante bien, no demasiado grande: 65 m2 (con una cocina pequeñísima, pero muy bien puesta) que nos gustó bastante. EL salón es muy grande, la habitación está bien, con tu terracita, en el centro histórico,

Que sí, la entrada es así, tranquilita, tipo Melrose, pero sin piscina, estilo más alemán y con frío, claro (quizás tengo demasiada imaginación...)

Que sí, la entrada es así, tranquilita, tipo Melrose, pero sin piscina, estilo más alemán y con frío, claro (quizás tengo demasiada imaginación…)

con su entrada a lo “Melrose Place”, y SIN INMOBILIARIAS DE POR MEDIO (¡BIEN!) pero el casero era bastante sieso (ingeniero informático, igual que el Borja) y no parecimos caerle bien, pues nos empezó a hablar de otros pisos disponibles de la zona y daba la impresión de que ya tenía la decisión tomada. Además nos dijo: – Prefiero alquilar a una persona sola que a una pareja.
Nos fuimos bastante desanimados.
¡Pero!
Pero el Borja se dejó el maletín (os aseguro que no fue a posta) y tuvimos que volver… De camino hacia allí tuve un buen presentimiento, pues el volver nos daba una segunda oportunidad a mis ojos.
Cuando el bueno del informático nos entregó el maletín, aproveché para
Dame argo, dame un piso...

Dame argo, dame un piso…

poner ojitos a lo gatito de Shrek y decirle (en inglés, que me sale mejor): – Think of us, please.
El chico se ablandó y su sonrisa se suavizó.

Al día siguiente fuimos a ver otro piso. Esta vez el que lo enseñaba era un amigo del dueño, un señor mayor al que teníamos que caer bien sí o sí.
(Otra vez sin inmobiliarias de por medio, BIEN).
El señor era un señor mayor, medio ruso medio húngaro. Así que le dimos las buenas tardes en húngaro (“jo napot”) y comenzó el concurso de talentos.
Hay señores a los que les encanta fardar de conocimientos, y este era el caso. El señor nos vio jóvenes (parecemos realmente jóvenes, más de lo que somos, je). Y creyó que nos iba a pillar. Comenzó atacando con:
– ¿Cuál es la capital de Sri Lanka? -A lo que rápidamente contesté con – “Colombo”.
Wow, el hombre puso cara de sorprendido, pues no se lo esperaba (bueno, cosas que una agente de viajes sabe y suele saber con agilidad).
A esta siguieron otras tantas preguntas de geografía e historia básicamente, a las que respondimos satisfactoriamente entre los dos, como en un 80 %. Quesito azul y quesito amarillo de trivial (alguna también de quesito marrón). Durante dos horas tuvimos un mano a mano con el “DON”.
Al final, el señor sacó una lista encabezada por un nombre de chica, a la que le tachó el número uno y nos lo puso a nosotros. Toma ya. Nos dijo:- Pasáis a la primera posición porque me habéis caído muy bien.
Esto es así, señores, tal y como os lo cuento. El concurso para conseguir piso puede venir complementado con cualquier tipo de juego o gincama.
Sin embargo, en este caso era a nosotros a los que no nos gustaba tanto el piso, pues era demasiado pequeño, con sus 50 m2 y todo enmoquetado. Se hacía un poco asfixiante (claro que mejor eso que nada).

Luego vimos otro piso que no estaba mal, pero con inmobiliaria y se me hacía frío.

Otro más que estaba precioso montado, aunque al Borja la zona le gustaba menos…

Bueno, pues se suponía que todos tomarían las decisiones entre Miércoles y Jueves de la semana pasada, pero el Lunes nos llamó el informático (cocina pequeña, entrada de Melrose Place, centro histórico, gran salón) y nos dijo que nos había escogido. ¡¡YUJUUUU!!
Después nos llamó el señor del Trivial y el de la inmobiliaria (o no gustas a nadie, o gustas a todos, esto también ha sido así de siempre).
Nos hemos decantado por el pisito del informático y ya está la cosa en marcha.
Esperemos que sea un nidito de amor (en 65 m 2 hay que quererse y quererse bien) y que quepan mis cosas (ropa, material de dibujo, etc…).
Y si se parece un poco a “Friends” pues mejor que mejor.

Ahora quiero unos vecinos así, o parecidos (¿quizás es mucho pedir?)

Ahora quiero unos vecinos así, o parecidos (¿quizás es mucho pedir?)

Piso estilo Texas (pero de la matanza…)

29 Dic

Siento que llevamos media vida viendo pisos… Primero en Barcelona, donde ningún piso se ajustaba a nuestras necesidades y lo que había bonito (poco) y exterior-luminoso era carísimo.
Ahora que donde buscamos el piso es en Baviera, parece que la cosa no mejora (no al menos en la zona en la que estamos, donde todo es caro y apenas hay oferta… Ni un solo cartel he visto por la calle).
Ayer fuimos a ver uno de los pocos pisos que se anuncian por Internet (que esa es otra, los anuncian por Internet, pero luego siempre son con inmobiliarias de por medio).
Ya de entrada el piso no pintaba muy bien (abuhardillado), pero llega un punto en el que hemos bajado el criterio de búsqueda, así que había que verlo.
El barrio tenía buena pinta (muy Wisteria lane, hay muchos barrios de este estilo en estos pueblos alemanes). El piso era la Buhardilla de una de esas “bonitas” casas que sembraban el tranquilo barrio.
Nada más aparcar el coche y bajarnos, una señora nos pregunta que si buscamos a alguien (hummm, qué raro, la cosa era entre cotilla de barrio y bruja fantasmagórica, Buahaha!)

La mujer era de este estilo, sólo que más rellenita y con el pelo más oscuro...

La mujer era de este estilo, sólo que más rellenita y con el pelo más oscuro…

La señora nos indicó dónde se hallaba el número de la casa que buscábamos.
Al llegar a la casa nos encontramos con la agente inmobiliaria (lo de siempre), que nos intentó llevar al interior de la misma.
Para empezar, la puerta del jardín no se abría (yo me imaginé llegando tarde y esa puerta sin ceder).
Entonces salió uno de los dueños de la casa (tchaaan! El hijo. Un tipo de entre 45 y 50 años, sucio, en chandal sucio, con pelo grasiento y ojos más que bizcos..

Tio raro raro... Menos mal que en realidad no tenía ni media "ost..." y era flácido y poca cosa en realidad, pero era "creepy".

Tio raro raro… Menos mal que en realidad no tenía ni media “ost…” y era flácido y poca cosa en realidad, pero era “creepy”.

El hombre era realmente espeluznante). Tras hacer fuerza durante unos 3 minutos, consiguió abrir la puerta (que estaba mojada de la lluvia). Así que mientras entrábamos nos dio su flácida mano, mojada por la lluvia y vete a saber qué más (buaaaggghh), mientras un ojo miraba para Roma y el otro para Berlín (mejor, así no te mira el escote, bueno, ¿qué escote? si hacía un frío de narices).
Al entrar en la casa, eso era “creepy”, era fantasmagórico, desde el olor, hasta las cosas que había en las escaleras…
Así que subimos a la buhardillita romántica (sí hombre, esas son las de Paris). MADRE MÍA! Eso era un zulo, con todo cochambroso, las paredes mal pintadas (nunca antes vista una cosa así en Alemania, donde todo lo cuidan y ni los cables ves), con un simple horno con cocina de gas, una mesa y un par de armarios pequeños en los altos. Las paredes, abuhardilladamente inclinadas….
Entonces pasabas a un pasillo, que era el salón. Todo oscuro, enano y CON UNA COLUMNA EN MEDIO (diosss, encima de poco espacio y menos luminoso, una columna para que te termines de tropezar si no había bastante). La única ventana de ese salón era una en el techo, que el Borja intentó abrir y luego ni se podía cerrrar…
El dormitorio era lo mejor (sin ironía), grande, pero vamos, estaba hecho un asquito. No sé, los supuestos 60 m2 del piso debían de estar todos en el dormitorio.
Entonces llegó la vieja, la madre del chaval, que iba con un gato en brazos… En ese momento (bueno, yo creo que ya antes) terminé de visualizar mentalmente escenas de películas de miedo como “el día de la madre”, “La matanza de Texas” y “Psicosis” juntas.
El Borja me preguntó: “¿Qué te parece el piso?
Le contesté: “No me gusta nada” (aprovechando que esa gente no sabía español).
Así que tras entre 5 y 10 minutos (no más), nos fuimos por patas. Agg, volvimos a dar la mano al chaval (ese chaval de entre 45 y 50 tacos), y la vieja nos dió su dedo meñique, porque estaba sujetando al gato (maléfico gato).
A todo esto, que los señores tenían las llaves de ese “piso” en el que vivía una chica, y entraban y salían a su antojo (se ve que dijeron algo así como “vamos a aprovechar que la chica ha salido”).
Oh, mein Gott.
Sí, la cocina era algo así

Sí, la cocina era algo así


En lo que nos dirigíamos al coche el Borja decía: “Sí hombre, yo no te dejaría nunca ahí sola, con esa gente…”. 😛 (Menos mal que a veces da estas muestras de cariño el muchacho).

Montar en bici sí que se olvida

24 Nov

Me gustaría desbancar un tópico muy típico y mi propuesta es la siguiente: por favor, hagamos un manifiesto para que se cambie la frase de “montar en bici nunca se olvida” por “nadar nunca se olvida”. Firmas mas abajo, en los comentarios…

No señores, yo no estoy de acuerdo con esa frasecita. ¡Claro que se olvida! Se olvida montar en bici, se olvida montar a caballo y se olvida cómo conducir un vehículo.
El cuerpo tiene memoria, lo mismo que puede recordar, puede olvidar. Si incluso se olvida uno de como caminar correctamente cuando ha tenido la pierna con escayola durante una temporada, ¿cómo no se va a olvidar de ir en bici?
Ir en bici requiere una conjunción de coordinación y equilibrio que no es tan sencilla. Desde luego, quien comenzó a extender esa frase lapidaria, está claro que no se había pasado veintipico años sin montar en bici, o ni siquiera conocía a alguien cuyo caso fuera parecido… Quien comenzó a extender esa frase, dijo lo primero que se le ocurrió.
Porque señores, yo doy Fe de que las cosas no son así. Yo me he pasado veintipico años sin montar en bici, y sí, lo olvidé. Explico mi caso:
De pequeña aprendí a montar en bici como todos los niños, y me encantaba. Sentía el aire en mi cara, hacía cabriolas, me soltaba las dos manos del manillar… Vamos, que no es que yo fuera una de las “bicivoladoras”, pero me defendía más que bien. De hecho, hasta pensé en una remota ocasión que quizás querría ser ciclista de mayor (era yo muy pequeña y la idea se fue igual que vino… Lo mismo que lo de ser monja 🙂 ).
Pero justo entrando en la adolescencia, nos fuimos a vivir a una isla y precisamente las bicis no las llevamos… Así que dejé de montar en bici y ya nunca volví a coger una bicicleta.
Veintipico años después nos venimos a vivir a Baviera mi chico y yo, donde la gente va de ecológica y van mucho en bici (digo van de ecológicos, porque igualmente abundan los coches, así que, menos mal que hay gente que va en bici, si no esto sería horrible de tráfico y contaminación), lo cual me parece muy bien, siempre que respeten a los viandantes (no siempre es así, el otro día unos niñatos en bici casi arrollaron a mi amiga Di que esta embarazada, desde entonces va por el pueblo con miedo de cada bici que se le acerca).
Pues claro, aqui se pretende que yo coja la bici y como soy una valiente (que lo soy), pues me toca volver a aprender, pero a mi ritmo…
Así que soy para verme. Un pato mareado en bici, pero ¡que torpe que soy!
De momento, solo me atrevo a usarla para ir por el campo (que vaya palizones que me dan cuando vamos en familia), o para ir a casa de mi amiga Lole, que vive por la zona y los caminos y calles no van muy transitados, pero para ir por la ciudad, con todos los coches, como que no.

Con esta sí que iba a ir yo segura

Con esta sí que iba a ir yo segura.


Además, tengo que llevar zapatillas deportivas, si no, no puedo. Cuando veo esas chicas con taconazos y en bici, es que no me lo explico.
Y a veces el Borja no me avisa de que vamos a ir en bici y yo no me he calzado deportivas y el puñetero me lo hace pasar mal.
Ayer me dirigí a casa de mi amichi Lole y nada mas salir de casa, las calles estaban mojadas de la lluvia, con lo que se me mojaron las suelas de las zapatillas. Encima llevaba el riesgo añadido de una mochila cargada con mi Pc portátil a mis espaldas. Pues pasé un poco de apuro, porque estando las suelas de los zapatos mojadas, se deslizan de los pedales y un par de veces escoré un poco como si me fuera a caer. En fin, pero llegué y sin caerme (estoy orgullosa de mí misma y orgullosos mis suegruchis, que cuando me ven coger la bici por voluntad propia casi lloran de la emoción…).

Otro problema que tengo, es que no sé como se conecta la luz para la vuelta (oscurece en seguida aquí) y ¡todavía no me lo ha podido explicar nadie!

Sin embargo, ¿nadar?… ¡Nadar nunca se olvida!

Dia de examen, dia de “Prüfung”

22 Nov

Al fin ha llegado el día de nuestro primer examen de alemán.
Creo que soy una persona un poco extraña, pero me gustan los exámenes. A lo largo de mi vida he realizado muchos exámenes. Si bien es verdad que algunos me han creado muchos nervios (en especial recuerdo los de la Selectividad, el de Anatomía artística en la carrera, los orales de inglés en la EOI, o el del carnet de conducir que nunca aprobé), algo de estres y ansiedad mientras estudiaba, pero también han propiciado momentos de compañerismo (estudiando en grupo antes del examen, encontrándonos en las puertas de la selectividad…) y sobre todo, de mucha adrenalina.
De momento, el único examen que dejaría como mal trago, que lo siguió siendo y lo será siempre, fue el práctico de carnet de conducir. Ahí no había adrenalina que valiera, directamente me bloqueaba, ese examen me anulaba como persona, es algo insuperable para mi.
Pero dejando traumas al margen, pues sí , me gustan los exámenes (generalmente son preferibles a esos trabajos cansinos y aburridos que no se acaban nunca, de recopilación de datos, de búsqueda y redacción con mucha “paja”, que todos sabemos escribimos solo para aumentar el tamaño, pues cuanto mayor es el trabajo, mejor).

Pues hoy al fin hemos tenido el primer examen de alemán, de medio nivel A1 (ni siquiera es el nivel entero, pues hasta mediados de Enero no terminamos el nivel). La verdad es que lo llevaba bien, pero aun así he estudiado bastante porque soy de cometer faltas (en alemán), de despistarme en tonterías y quería hacerlo lo mas perfecto posible.
En fin, ya sé que no tendré un 10 (o un 1, pues creo que en Alemania la mejor nota es un 1 y la peor un 5), pero vamos a esperar que sea lo más cercano a eso.

El examen ha empezado a las 07:45h de la mañana (horarios alemanes, que me cag…en … En realidad, a esa hora hemos llegado, pero empezar empezar, ha empezado a las 08:00h). Y bueno, aunque no era como me había esperado, no era difícil. Así que a las 08:30h yo ya había terminado (la profesora se ha quedado un poco descolocada de mi rapidez, pero yo soy así, rápida haciendo exámenes, ¿he dicho ya que me gustan?).
Por cierto, en esos apenas 30 minutos me ha dado tiempo a repasarlo y me he encontrado 3 errores muy tontos, que menos mal que los he pillado a tiempo.
Entonces la profesora me ha dicho que fuera a otra clase a esperar al resto y allí que me he ido con mi ebook y mi “Invierno de mundo” que ya estoy muy a puntito de terminar.
Hasta un cuarto de hora mas tarde no ha venido mi amiga Lole (italiana)… Así que me he estado comiendo la cabeza un buen rato, pensando que a ver si me había dejado alguna hoja sin hacer, (de eso que pasas las páginas y se te queda una enganchada y ni la ves), pero vamos, creo que no.
Un cuarto de hora después ha venido Mirta (otra de las españolas)… A partir de ahí, cuando oíamos pasos, jugábamos a adivinar quién venía y, la verdad es que hemos ido acertando todos según iban llegando.
Cuando han terminado todos con el escrito, la profesora ha pedido un voluntario para salir y Mirta se ha ofrecido, entonces ha dicho: “¿otr@ voluntari@?” “¡Yo!” He dicho rauda.
Hemos ido a otra aula para hacer el examen oral (esos me gustan un poco menos). De camino yo iba preparando mentalmente la escena del camarero y el comensal (si no, ¿para qué íbamos de dos en dos?). Pues no, nos ha tocado contar la biografía (ok, eso esta chupao). Pero después ha venido con cosas que no me esperaba y me ha dejado un poco con la guardia baja… He cometido varios errores, así que no sacaré mi 10 (o 1), pero bueno, está bien.
Como he acabado antes que Mirta, me he dirigido a la clase donde estaban el resto de compañeros y cuando les estaba comenzando a relatar de qué iba el oral, la profa me ha pillado y me ha mandado a otra aula 🙂 (pequeña aula) y otra vez a esperar.
Así que, de nuevo ha llegado Mirta… Entonces hemos empezado a adivinar qué parejas se habían hecho y.. ¡Hemos vuelto a acertar! ¿Seremos tan predecibles?
Ha sido muy divertido, pues la aula era muy pequeña y, aunque teníamos deberes para hacer, hemos estado hablando con nuestro alemán de andar por casa y nos hemos echado unas risas. En principio hoy era el último día de Reswan, que de momento se tiene que volver a Rumania, así que ha servido de despedida.
Al final, cuando todos han terminado el examen nos hemos hecho una foto de grupo (que no voy a poner aquí, por salvaguardar la imagen e intimidad de mis compis).

——————————————————————-
La palabra en alemán es “Prüfung”, que significa examen.

Camarera maleducada “unfreundliche Kellnerin”

28 Oct

Esta mañana estaba hambrienta, y tenia muchas ganas de tomarme un desayuno de bar-restaurante-café, con zumo de naranjas, croissant, etc… Así que me he ido yo sola, a un café que hay que en centro del pueblo, que es bastante pijito (sin ser caro) y está bien.
La camarera, es un poco borde. La semana pasada estuve con mis compañeras de clase en este mismo café. Vale que eramos un grupo un poco ruidoso-mafioso (a los ojos de los alemanes, fijo): tres españolas (una con su niña de 3 años)y una griega con su niña de 8 años. Y que pedimos todo en inglés (bueno, si la camarera habla inglés y nuestro alemán aun no es lo bastante bueno, pues en principio no ha de haber problema, ¿no?).
Bueno, la camarera fue un pelín borde-seca, aunque según la compañera griega, que había ido otras veces a este Café, ella es siempre así…
Hoy, me ha atentido la misma camarera. Es una chica rubia, sin ser la típica, porque se parece a Naomi Watts (si yo me pareciera a Naomi Watts, sería simpática. De hecho, me parezco a Audrey Hepburn y soy simpática…).
Bueno, lo de Audrey Hepburn es broma, pero en fin, soy delgada y morena (y simpática).
El caso es que hoy Naomi Watts estaba simpática conmigo, sonriente… Le he pedido sustituir el café del “Französisch Frühstück”* por un zumo de naranja. Me ha dicho que era un poco mas caro y yo le he contestado que adelante.
Por cierto, que esta vez he intentado hablar en alemán, pero ella me hablaba en inglés (se trataba de una deferencia de ella, vamos, con su mejor intención).
Pues me ha traído el zumo sin azúcar, ni cucharilla, ni nada (esta claro, los alemanes gustan de sabores mas ácidos y nunca toman el zumo de naranja con azúcar).
A mí el zumo de naranja me gusta dulce, con un sobrecito de azúcar como mínimo. Así que le he intentado decir dos veces que si me podía traer una cucharilla y azúcar (en alemán).
A la segunda por fin me ha hecho caso. Pues me ha puesto una cara tal, que si en un restaurante fino francés le pidieras al camarero que mezclara el Bourgogne con Coca cola (para hacer Calimotxo).
Mientras se iba presta (para que no le reprendiera el que me mirara así), le he gritado: In Spain we take the orangejuice with sugar!! = En España lo tomamos con azúcar!!).
He dicho algo más por lo bajini, pero espero que no me haya escuchado.
Finalmente me ha traído el sobrecito de azúcar, la cucharilla, en fin, todo lo que necesitaba.
Luego ha venido el Borja y al final la cosa no ha pasado a mayores…
En fin, mi critica Trip advisor concluye en que probablemente volveré a ese café (la verdad es que esta muy bien, y una camarera semi-borde, a veces da vidilla, si no, no estaría siempre tan lleno el bar Tomas de Barcelona), porque tampoco era para tanto. Pero creo que los camareros deberían abstenerse de opinar y poner caras, aunque uno quisiera mezclar don Perignon con Coca Cola.

————————————————————————
*Französisch Frühstück : Desayuno francés (en aleman)

Vuelta a la batalla de la mano de Rigoletto

23 Oct

Después de dos días de bajón (o día y medio), vuelvo a estar en pie de guerra, que para eso soy espadista-floretista y no hay que dejarse intimidar ni bajar la guardia, ni en el deporte, ni en la vida.
Ayer me animaron por varios lados y las nubes fueron algo despejadas (las de mi cabeza, porque las del cielo bávaro han decidido instalarse por una temporada).
El día que prometía ser tan malo, se arregló con mi reunión de café- tarta, con mi chica bávara preferida y sus encantadores niños bávaros-americanos. Además tuve el placer de conocer a una persona de la que tanto me habían hablado y a su bebé Janeaustiano (todos los bebes de esa familia que conozco tienen nombres de personajes de Jane Austen, es curioso).
Y que a quien le pique que yo no hable alemán, que se rasque, pero en su propio culo (por cierto, como toda etapa de aprendizaje, creo que tengo una de “caca-culo-pis” y a veces, cuando sé que nadie me entiende, digo con total libertad en medio de una reunión de colegas (alemanes), “tócame el culo”, que nadie se inmuta.)
El caso es que ayer Borja tenía muchas ganas de ir a la ópera (nos habíamos enterado el pasado fin de semana, de que tanto el Domingo como el Lunes representaban la ópera Rigoletto en esta pequeña ciudad bávara, y Borja quería ir, sí o sí). Pues aunque no teníamos entradas, tuvimos suerte. Justo una hora antes de la representación, mi señor esposo llamó a preguntar y le dijeron que habían devuelto dos entradas, nada menos que en cuarta fila y a buen precio, así que les pidió que nos las guardaran.
La ópera estuvo muy bien, la verdad. Ya es la quinta ópera a la que vamos (intentamos ir al menos a las más conocidas, según nuestro humilde y poco entendido criterio) , y es la primera vez que conseguimos ver enteramente las caras y expresiones de los cantantes. El escenario (al igual que el teatro), es pequeño, pero sin desmerecer. La escenografía estaba muy lograda, con mucha sencillez, muy buen atrezzo y un mejor uso de las luces, se conseguía un gran efecto de perspectiva, haciendo que el escenario no resultara tan pequeño y la trama se desenvolviera con naturalidad.
Los actores, para mi gusto cantaron muy bien, con mucha expresividad. Sobre todo la protagonista (representaba el papel de Gilda), que aunque era de procedencia asiática, en cuando comenzaba a cantar, se volvía más italiana que ninguna. La verdad es que en una ópera como Rigoletto, hay muchas oportunidades para lucirse.
El que hacía de Rigoletto (el padre de Gilda) también me encantó. Y bueno, todos los demás lo hicieron igualmente bien.
Decir que en otras óperas que hemos visto, a veces, cuando no cantan los pasajes más conocidos, hay momentos en los que se empiezan a hacer quizás algo pesados. Sin embargo, en Rigoletto, era un constante colorido (tanto musical como visual), muy entretenido y alegre (en su mayoría) y, aunque los pasajes más conocidos no suceden hasta el final, no se echan de menos. Eso sí, el final, lo recibes con una gran ilusión (mezclada con imágenes que te vienen a la cabeza de anuncios de pizzas congeladas baratas, porque la publicidad ha hecho mucho daño a Rigoletto), a la par que con pena, pues como casi todas las óperas, bien, lo que se dice bien, no acaba…

La media de edad del público asistente era como de unos 60 años (¡y eso que estábamos nosotros ahi para bajarla!). Señores/as jóvenes que me leen (no muchos), vayan a la ópera de vez en cuando, que no es tan caro y verán que vale la pena.