Queridos padres de alumnos

26 Nov

Hay mucha gente a la que no le gusta el Facebook (por ejemplo, a mi señor esposo), pero nadie me podrá negar que gracias al Facebook puedes encontrar a personas a las que habías perdido la pista, a las cuales te puede llegar a hacer mucha ilusión encontrar (a veces más de la que te hubieras pensado). También es verdad que pueden encontrarte a ti, y a veces quizás no te haga tanta ilusión (por eso antes no me ponía mi apellido real, pero llegó un momento en que me cansé de que alguna gente se pensara que me apellidaba “Campera”. ¿Estamos locos? ).

El caso es que recientemente he encontrado a una amiga del Instituto. Era mi mejor amiga en primero de BUP, una de las pocas amigas que tenía yo por aquel entonces, durante la difícil etapa del Bachillerato Unificado Polivalente. También hay que decir que hacía apenas un año que nos habiamos mudado a la isla, y todas mis amistades seguían en Barcelona.

Por aquel entonces estaba yo muy delgada (pero mucho, creo que daba grima verme). Yo comía, me preocupaba, pero nada, tenía unas piernas como palos. A la vez llevaba unas gafas que, (atención padres: hoy los padres eligen mejor las gafas para sus hijos que en aquellos maravillosos años) me quedaban fatal (tampoco es que haya muchas que me sienten bien, que una no tiene cara de ANUNCIO DE GAFAS, no).
Así que me gané motes como pueda ser el de “siete huesos”.
Resulta que mi Instituto, sin ser privado, era la novedad del momento. Sí, un instituto nuevo en medio del Campo (con las cabritas), en el que prometían comedor gratis, clases extra-escolares por las tardes y apoyo para hacer los deberes. Todo esto se cumplió sólo el primer año (año de elecciones), nunca más. Pero como la gente de más dinero es la más tacaña (dato que comprobé y contrasté en aquella dulce época), muchos de los hijos de las personas más solventes y acomodadas de la isla, se apuntaron a este Instituto. Vamos, que se llenó de niños pijos.
Sería que ya por aquel entonces habíamos visto muchas películas americanas, con lo que me tocó vivir en una de ellas. Me tocó vivir en 90210 Sensación de vivir, ¡qué narices!
Ya era un síntoma el hecho de que los alumnos tuvieran mejores coches que los profesores.
Así que, en tales circunstancias, reinaba la ley de la “popularidad”. Las que eran más guapas y mejor vestían eran las “populares”, chicas que podían permitirse el lujo de sacar buenas notas (incluso algunas que eran bastante “repelentas”), las que éramos feúchas, éramos empollonas. ¡¡Y no había más que hablar!!
Llegó a fastidiarme tanto aquello de “empollona” (palabra a la que yo no le veía sentido alguno, pues empollona viene de “empollar”, ¿no? = estudiar. ¡¡Y yo apenas estudiaba!! Si sacaba buenas notas era porque tenía suerte, porque se me quedaban conceptos en clase…). Así que, seguí sin estudiar, mientras el nivel iba subiendo y llegó un momento en el que me habría hecho falta estudiar.
Fui un poco imbécil en aquélla época, lo reconozco, pues mi rendimiento bajó bastante, y a la hora del cómputo de notas, me arrepentí totalmente (mis notas tampoco fueron tan bajas, pero podrían haber sido mucho más altas). También es verdad que esas notas me sirvieron para entrar en la Facultad que yo quería, aunque eso sí, en Septiembre.

El último año, el de COU, fue especialmente duro, por diversos motivos…
Nada más comenzar el curso, los profesores nos pusieron firmes, pues en COU había que “currar” y había que mirar hacia la Selectividad. Los profesores subieron el nivel, para asegurarse de que todo el mundo que pasara el curso, aprobaría posteriormente dicha Selectividad. La Física se volvió infernal y la profesora de Filosofía no sé que quería, pero nada era suficiente para ella. Por primera vez tuve que acudir a clases particulares.
Fue al principio de este curso, que nos aconsejaron a los alumnos acudir a una reunión de padres, pues se iba a hablar de nuestra situación y demás dificultades, y como alumnos, éramos los más interesados.
Yo decidí ir, junto a mi madre. Al final había allí pocos alumnos (debían de estar estudiando), aunque en verdad se habló de cosas que nos concernían directamente.reunion

Celebré totalmente haber acudido, entre otras cosas, porque ese día los padres estaban totalmente sembrados.
La madre de una de mis compañeras se quejó de que el curso fuera tan duro y tan difícil, y con estas palabras añadió:
– “Porque a mi hija se le está poniendo el culo cuadrado como una costurera, de tanto estudiar”. 🙂 – Jajaja. La chica estaba echando culo ciertamente.
El padre de otro dijo en un momento dado:
– “Porque aquí todos hemos ido a la Universidad y sabemos lo que es”. – ¿Eyhnnsss??
Jajaja, la mayoría de la audiencia eran campesinos de la isla, camareros venidos a más (típico en una isla turística), empresarios que habían tenido su momento de gloria y ahora les iba bien, a pesar de no haber abierto un libro en su vida, señoras amas de casa esposas de estos señores, cuya mayor ocupación era ir cada 3 días a la peluquería y jugar con sus amigas al Padel (sí, seguramente master en cotilleo sí que tenían), gente normal y corriente (antes la gente iba menos a la Universidad, no por eso eran mejores ni peores) y yo, ¡que todavía no había podido IRRRRR!! ¡Que estaba en proceso!

Pedazo de comentario estúpido, engreído y gilipollas, de un señor con expediente académico, sí, universitario…

Eso es lo que recuerdo de aquella mítica reunión.

————————————————————————————————————————————
PERO, ¿QUÉ FUE DE…?

– Yo engordé como 7 kilos en la Universidad, que me vinieron de maravilla. Se me puso un culo estupendo (¡al fin llenaba los vaqueros!). Seguí pudiendo comer lo que quería (hasta hoy), delgadita, pero bien.
Se me pegó un poco el “buen vestir” de aquellas pijas (combinado con el “hippismo” de Bellas Artes. El estilo que más me gusta es entre “Grunge” y moda “francesa-espanyola”).
Me puse lentillas.
Fui haciendo amistades varias, de las buenas.
Tengo un Blog en el que puedo servirme a gusto.
Tengo un marido muy “príncipe azul” (pero no estoy aquí para presumir de marido 😛 ).

– Una de las “populares”, “guays” o “guapas” de entonces se emparejó (quizás se casó, a tanto no llego) con su novio del Instituto. La última vez que la vi se le había puesto tipo de maruja y cara de monja.

– La del culo de “costurera” ahora vive en Nueva York y esta tan delgada que ni culo ni nada… Pero tiene buen tipo. Le quitaron al fin los aparatos.

– La amiga a la que acabo de re-encontrar se ha quitado de complejos tontos y ahora, sorprendentemente canta (pero que muy bien), tiene un desparpajo asombroso sobre el escenario, baila, estudia interpretación y por lo visto apunta maneras…

– El hijo del “Universitario” debió de ir a la Universidad, no sé (si no, ¡imaginaos qué deshonra!). Posteriormente le vimos trabajando en una televisión (muy cutre) local. Se le había puesto cara, pintas y cuerpo de mostrenco (¿recordáis al monstruo de Frankenstein??).

Anuncios

9 comentarios to “Queridos padres de alumnos”

  1. Rune Cárter 26 de noviembre de 2013 a 20:26 #

    Jaaaaaaaaaaaajajajajaja, yo también he vivido eso, y cuánta gente más no habrá pasado por eso mismo de sacudirse lo de empollona, las gafas y ponerse lentillas, vestir un poco mejor y mejorar de cuerpo y más cosas y encontrarse a las que eran las más guays siendo unas marujillas sin más 😀 jijijijijiji

    • Confused 26 de noviembre de 2013 a 21:42 #

      jejejeejejejee!!!Lo que me hace más gracia es que a mi, que era de las “apestadas-empollonas”, me lleguen solicitudes de amistad a Facebook, de las “populares-megaguays” que nunca me dijeron ni buenos días! jajajaajajajajaaa!!, con un “hola! qué de tiempo!!”. Perdonaaaa??

  2. Pere Gila 27 de noviembre de 2013 a 11:35 #

    Que bien Campera! Pensé que era un post de ti como mestra hacia nosotros “padres de alumnos” y me disponía a seguirte con interés…. pero nos has llevado a una mítica de esas!. Yo fui a varias con mi padre. Mi padre era profesor con lo que tenía más tiempo libre que mi madre (enfermera) para ir a las reuniones del APA (el las llamaba AMA pues solo había dos padres allí.Él y otro raro). Y yo lo pasaba regenial sobre todo cuando el levantaba la mano y empezaba con un “Me va a permitir usted….” Y dejaba replanchados a los del equipo directivo. JJAJAAJAJ. El resto del relato super simpático, Stu, como tú, tururú. Aquellos maravillosos años, Que no vuelvan más por favor!!!! Con lo que me ha costado superarlos jajajajaj. Besos desde Polonia

  3. psiconautablog 27 de noviembre de 2013 a 11:59 #

    Me encantan los relatos tan sentidos de “aquellos tiempos” a los que miramos con sentimientos ambivalentes…desde luego hay que ver las vueltas que da la vida! 🙂

  4. stuffensincliff 27 de noviembre de 2013 a 16:33 #

    Vaya RUNE! Eres de las mias!
    Menos mal que han hecho tantas peliculas en las que “nuestra especie” triunfa (“Dirty Dancing”, “Grease”, etc… Y las “Cheerleader” acaban siempre en el POZO). 😛
    Por cierto, me encanta la tipica escena en la que el chico le pide a la secretaria: “Puede usted quitarse las gafas?” Y de repente aparece un bellezon deslumbrante (ojo, no hablo de ninguna peli porno 😛 ).
    Brindemos por las ex-chicas-guay, reconvertidas en Marujillas, con algo mas de celulitis de la cuenta.

    ————————————————————————————————————————————
    Hola CONFUSED!!
    Bienvenida a este humilde Blog. 🙂
    Otra de las mias! 🙂
    En serio te piden ahora amistad? Jajajaja. Y tu las aceptas? (Cualquiera de las opciones seria buena, no crees? Ademas, a veces la gente cambia).
    Yo es que en el fondo, tampoco me llevaba mal con casi ninguna. Habria dos o tres a las que no tendria ni de amigas, ni de conocidas del Facebook, ni siquiera de seguidoras de mi Twitter 😛 , pero vamos, tampoco me lo van a pedir.

    Saludos!

    ————————————————————————————————————————————

    JAjaja, PEREGILA, es que a veces pongo estos titulos que despistan, y en realidad hablo mas de otras cosas, que de lo que el titulo menciona… Pero no, mis alumnos futuros (o actuales en praticas) son personas ya mayores, que van a aprender espanyol por voluntad propia (eso es un gran valor anyadido para mi).
    La verdad es que estaban guay esas reuniones, no? Y una se sentia tan responsable por acudir, como alumna tan interesada por los derechos y la causa estudiantil…
    (No opino igual de las reuniones de vecinos, que son insoportables, a parte de una perdida de tiempo, etc…).
    JAjaja, muchas gracias por el comentario. Bueno, intento siempre contar estas cosillas con algo de sentido del humor, ya sabes… Aunque haya una especie de “venganza oculta” (o no tan oculta) y algun dia me la vaya a cargar…
    A todo esto, yo pensaba que tu en aquellos tiempos, eras mas bien de “LAS GUAYS”… Ejem, ejem, de alguna manera u otra, la adolescencia no es una etapa facil.

    Muakis remuakis.

    ————————————————————————————————————————————

    Muchas gracias PSICONAUTA. Bueno, a falta de haber grabado estas cosas con Super8 (tampoco es que precisamente yo hubiera salido en la pantalla, que mas bien era de escoderme de ella), quedan los recuerdos (algunos bastante malos) y de una manera u otra, se pueden plasmar.
    Si que da vueltas la vida, si! Hasta da vueltas por el mundo y todo! 🙂

    Muakis

    • Pere Gila 28 de noviembre de 2013 a 10:57 #

      ¿De las guays? jajajjjjjjjjaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, si me hubieras visto!!! Vestía fatal es poco. Tenía dos amigas. Dos. ¿Tú cuando has visto que alguien que lee sea de las guays? Sacaba notas medianejas, me esforzaba un montón y como era muy tímida (si, lo soy, aunque no lo creas) tenía ese humor de mierda sarcástico-ácido para ahuyentar a posibles varones (aún hoy funciona y así ando, jajajaja) y las chicas pues tampoco me querían cerca. dos irreductibles. Con el tiempo aprendí que ser un poco frívola no hace mal a nadie y como decía mi padre “Hija, todos tenemos un amigo un poco tontucio. Y no hacen ningún mal”. Viva el saber asimilarse y cambiar para bien, porque uno quiere, no por imposición social. 🙂 Besos reina

      • stuffensincliff 28 de noviembre de 2013 a 18:06 #

        No se, PEREGILA, yo te hacia de las “guays”, asi, rubia, guapa… Y tienes pinta de que a ti la ropa de los 80 si que te quedaba bien. 🙂
        Y de haber ido a los conciertos de Hombres G, saber llevar el flequillo con laca (o el pelo cardado) y esas dichosas hombreras.
        Pero bueno, si dices que no, habra que creerte 😛 .
        Pero oye! Oid! Leed! Que tambien habia chicas guays que leian! Hasta que eran majas (tengo a alguna de estas, de entonces, en mi Facebook). De esas te figuraba yo, por supuesto.
        En fin, esta claro que quizas para muy pocas personas fue facil, o una etapa de ensuenyo, quizas para quien lo fue, no lo sean otras etapas posteriores, o si! A saber!
        Lo bueno es, como dices, aprender, quitarse la timidez a golpes de vida, dar pasos adelante, cambiar para bien, llegar a saber ser frivola si toca, e incluso a tener algun amigo “tontucio” (por que no? 🙂 ), en definitiva, evolucionar.

        Muakis

  5. YO 29 de noviembre de 2013 a 00:40 #

    Una muy buena entrada, me ha recordado ciertos pasajes de mi vid,

    un saludo

    • stuffensincliff 29 de noviembre de 2013 a 09:14 #

      Vaya, muchas gracias “YO”. 🙂
      A veces una se piensa que es especialmente rara (mas aun en aquellos dias) y resulta que no ha vivido nada tan extranyo como pueda haber vivido la mayoria, de una manera u otra.

      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: