El año que limpié bolsos por dentro

31 May

Aunque sé que a mi padre le hubiera gustado que estudiara yo una carrera mas práctica y lucrativa (en aquél entonces, ahora no lo es ninguna) como “ingeniera de canales, caminos y puertos”, o al menos arquitectura… A mí se me metió en la cabeza, pero desde bien chiquita, que yo quería ser artista (pero quería ser arista callejera, para pintar retratos a los turistas en el paseo marítimo). El caso es que finalmente estudié Bellas Artes y pasé 4,5 de los años más maravillosos de mi vida manchada de pintura, respirando aguarrás, rodeada de bohemios (tanto auténticos como gente que iban de bohemios, los cuales eran la mayoría, que le vamos a hacer), yendo a exposiciones, viendo mucho cine, respirando ambiente artístico por todos los rincones…
Pero cuando acabé la carrera, todo eso acabó también, pues había que ganarse la vida y desde entonces, no tuve excesivamente suerte en lo de encontrar trabajos artísticos (alguno sí, mi primer trabajo fue el mejor de todos, pero ya hablaré algún día de esa experiencia) y terminé haciendo de casi todo (dentro de contextos legales y lo suficientemente dignos).
Tras pasar mi etapa madrileña de 5 años, en la cual la vida me dio por todos lados, supe lo que era comer del mismo potaje de garbanzos todos los días de la semana y di bandazos de un trabajo a otro (y eso que aun no había llegado la crisis mundial), volví a la isla donde viven mis padres, a reponer fuerzas, dejarme cuidar un poco y descubrir lo que es volver a ser adolescente con 27 años, después de haber pasado 5 de madurez a la fuerza.
Encontrar un trabajo en una isla turística puede ser todavía mas difícil, a no ser que quieras ser camarero (se me da fatal), o hables buen inglés y alemán (en aquél entonces yo no hablaba alemán), si además no tienes carnet de conducir, estas un poco “screwed up”, que dirían los americanos (jorobado, vamos). Así que, tras meses de no encontrar nada, finalmente me ofrecieron un trabajo en una tienda de bolsos, cuyo dueño era el socio de mi tío, al ladito de la Pizzeria de mi querido familiar.
Era una tienda cutre de bolsos, pequeña, con bolsos de marcas “notifxis”, aunque eso sí, de cuero (eso creo), en pleno paseo marítimo, por el que pasan los turistas a comprar Souvenirs (NO BOLSOS, A QUIEN SE LE OCURRE??).

Bolsos sin marcas conocidas, pero bien limpitos...

Bolsos sin marcas conocidas, pero bien limpitos…


La compañera era una señora de unos 50 años, amiga de mi tío y su socio (no descartaría que antiguamente hubiera tenido algún tipo de relación mas “fluída” con cualquiera de los dos, o de su pandilla), bastante cascada, con unos labios que parecían operados, pelo corto,bajita, con michelines por todos lados, pero que se creía que podía abasallarme y tratarme como yo su fuera su “esbirra” (eso me ha pasado unas cuantas veces a lo largo de mi vida laboral, da que pensar), o echar todas sus frustraciones sobre mí.
Como no había mucho que hacer en esta tienda (sería una tienda tapadera?), la buena mujer ejercía de jefa (a mi nadie me dijo que ella fuera la jefa en ningún momento) y me hacía limpiar constantemente, por mucho que ya hubiéramos limpiado, las estanterías y los bolsos, como poco 3 veces a lo largo del día, una y otra vez …
De vez en cuando me escapaba al local de al lado (la Pizzeria de mi tío), para ir a buscar un aperitivo para las dos, un refresco o lo que fuera, y allí me encontraba con los empleados de la Pizzeria, colegas mios (y de mi familia) de siempre. Estos me vacilaban constantemente, preguntándome:
– Qué? Has limpiado ya los bolsos por dentro?
– JAjajaja. Que broma tan buena, respondía yo (la verdad es que lo era).

Esta mujer era toda una filósofa de la vida y se pegaba unos monólogos impresionantes. Me hablaba constantemente de su sobrina “Morticia” (nombre ligeramente cambiado) y de sus éxitos. Como si quisiera comparar a su repelente sobrina conmigo, para intentar dejarme siempre mal a mí. Que si esta había terminado su carrera de derecho con buenísimas notas, que si la habían contratado en un prestigioso bufete de Las Palmas… Utilizaba los supuestos éxitos de su sobrina (bueno, yo nunca los contrasté) para tapar su vacío existencial (mujer soltera, de unos 50 años, cascada ya, sin un hombre que la vuelva a mirar, trabajando en una tienda de bolsos destinada al fracaso, de una avenida turística en la que no entra nadie, y sin mayor aspiración que la de mangonear a una muchacha de 27 años, con sueños algo más artísticos).

Pero que agonia de mujer...

Pero que agonia de mujer…


Intenté que me cayera bien la señora (bien sabían los bolsos relimpios que lo intenté), pero la verdad es que me llegó a sacar totalmente de quicio.
Cuando más se pasaba, era cuando me preguntaba por mi futuro, que qué pensaba yo hacer… Se empeñaba en que lo que no hubiera conseguido antes de los 30, ya no sería capaz de conseguirlo. No podría estar yo más en desacuerdo. Quizás ese fue su caso, pero la vida es muy larga para poner una barrera de imposibilidad en la treintena, Y PARA LIMPIAR BOLSOS y estanterías constantemente!

Hay quien llamaba a esta mujer “cara de pato”, y quien ni siquiera sabía de su existencia. No sé que habrá sido de ella, pero espero que no se haya dado a la bebidal (tenia muchas cartas).

Este trabajo me duró entre mes y medio y dos meses (se dieron cuenta de que la venta de bolsos no daba para dos sueldos) y la tienda cerró al poco tiempo.

Después vino una tienda de bañadores brasileños de mi tía (otro fiasco).
Actualmente el local está alquilado a una empresa que tiene pececitos de esos que te hacen masajes y se comen tus impurezas.

Yo seguí enlazando trabajos varios, que incluyen apasionantes aventuras en el aeropuerto (pero eso podría explicarlo en otro post) y me llevaron al complejo mundo de “Las agencias de viajes” (otros posts), donde estaba justo antes de emigrar.

Por cierto, tengo mas de 30 años, y todavía tengo aspiraciones en la vida.

Dejen sus opiniones en “Comentarios”, por favor. 🙂

Anuncios

12 comentarios to “El año que limpié bolsos por dentro”

  1. Rune Cárter 31 de mayo de 2013 a 17:06 #

    🙂

    Pues a mí me gustaría que contaras esas otras historias, esta me ha gustado mucho, me ha parecido curiosa 😀

    Yo alguna vez he pensado que a partir de los 30 era más difícil conseguir las cosas pero ni he pensado que sea imposible, ni he tenido en cuenta la coyuntura actual: ahora es difícil todo con todas las edades. En fin, tengo 31, un saco de sueños revueltos y ganas de seguir luchando.

    Me ha hecho mucha gracia lo de los bohemios. Mi hermana estudió bellas artes y se pone enferma cada vez que me habla de algún elemento de estos, bueno, de los bohemios de postureo, los auténticos son otro cantar (lo cual no quiere decir obligatoriamente que sean mejores que los de postureo, pero lo dejaremos estar…).

    • stuffensincliff 31 de mayo de 2013 a 17:30 #

      Uff, no lo pretendia, pero al final salen por aqui muchos puntos!
      Muchas gracias Rune. Uff, tengo muchas historietas de “abuela cebolleta” de este estilo.
      La verdad es que hoy dia esta dificil la cosa para cualquier edad, pero no creo que la treintena sea una barrera para nada, ni que nadie se la tenga que establecer, ni mucho menos que alguien ajeno la ponga (PERO QUE SE CREE LA GENTE!!?). Hoy dia con 3o anyos se es joven y queda mucha vida por delante. Nunca se sabe si la vida de un@ va a dar un giro de 180 grados, lo cual puede pasar en cualquier momento (esperando que el giro sea bueno). Y a veces todo consiste en estar en el momento oportuno, el lugar adecuado, con las personas indicadas, y eso, por supuesto, puede ocurrir con 15, 20, 30, 40, 50, 60, WHATEVER!
      Lo de los bohemios verdaderamente era asi. 🙂 . Bueno, es normal que estando rodeada, algo se pegue (no negare que mi estilo era mas de pantalon roto y llenita de pintura por todos lados por aquel entonces, mucho mas “hipilondia”), pero una cosa es que el ambiente te afecte (normal), otra que llegues siendo una “PIJA TOTAL” a lo Victoria Beckham y al dia siguiente (o a los 10 dias) seas lo mas hippy o Puncky que se ha visto. Y de esas (o esos) habia muchas.
      En fin, yo rara siempre fui, y no por estudiar Bellas Artes. 🙂

      Gracias por tus opiniones.
      Muakis

  2. Celia 31 de mayo de 2013 a 19:57 #

    Me has tenido intrigada desde que leí el titulo, pensaba: Habrá un servicio que te limpia el bolso y te lo deja como nuevo? Luego pensé: Calla, que no, que es que son bolsos malos y les tienen que quitar las taras… Y luego ya lo pille, una frase antes de que lo expliques, es que a veces soy demasiado literal.
    Sobre lo de los 30, creo que los 30 son la edad en la que te replanteas tu vida, y es ideal para cambios. Una vez después de ver un reportaje de una catalana celebre, escribí una entrada sobre algo relacionado y es que creo que dentro de una vida hay muchas vidas y eso es fantástico.
    Besos

  3. Mireia 1 de junio de 2013 a 01:19 #

    Supongo que lo de los 30, lo diría por ella, que lo tenía todo en la vida, y quería que siguieras su ejemplo… Jeje!!! 😉
    La vida da muuuuuchas vueltas, y siempre se está a tiempo de replantearte un cambio drástico, o no, en la vida… Nunca es tarde, si la dicha es buena… Cuando menos te lo esperas, te llevas una grata sorpresa…
    Quién hubiese dicho que después de tantos años sin saber la una de la otra, con un simple encuentro, retomaramos nuestra amistad… Y fue después de los 30, que quede claro… Jeje!!! 🙂

  4. stuffensincliff 1 de junio de 2013 a 09:00 #

    Hola CELIA!
    JAjaja, vaya, si que fuiste lejos con tus elucubraciones! 🙂
    Me gusta eso de que hay muchas vidas dentro de cada vida, estoy completamente de acuerdo y tambien me gusta verlo asi (considero que he vivido ya varias, y las que me quedan!).
    Muchas gracias por tu opinion.
    Muakis

    Eyh MIREIA!!!
    Totalmente de acuerdo contigo, ella hablaria por si misma (triste, muy triste), pero vamos, yo, muy lejitos de ese tipo de ejemplos.
    Cierto que la vida da muchas vueltas, y quien sabe que te puede deparar el futuro?
    Pero oye!! Nosotras retomamos el contacto antes de los 30!! A traves de eso de “Mi pasado” (yo estaba en la isla, y todavia no tenia los 30, tu tampoco, claro). Luego, cuando volvi a Barcelona, teniamos 29!! Pero vamos, que 29, 30, 31, que mas da? Es la misma epoca e insisto en que la treintena no es ninguna barrera ni nada por el estilo.
    Podemos decir que despues de los 30 descubrimos la Piadina? QUe despues de los 30 fuiste tia? Que despues de los 30 me case? Fijate si hay cosas que pueden suceder despues de los 30!!

    • Mireia 1 de junio de 2013 a 10:13 #

      Si, pero cuando empezamos a tener una relación más estrecha, será hará unos tres años… Después de la quedada de exalumnos… Ahí si que pasabamos de la treintena… 😉
      Muakis

      • stuffensincliff 1 de junio de 2013 a 17:00 #

        Ok, quizas eso si… Pero recien cumpliditos serian, eh? 🙂

  5. blogthedesire 2 de junio de 2013 a 20:29 #

    una historia super curiosa me ha guatado mucho el post.Un besazo
    tengo nuevo post por si te apetece pasarte.
    http://thedesire.blogs.elle.es/

  6. patricia 3 de junio de 2013 a 16:04 #

    Jejeje, me ha encantado la historia!!! Yo soy de las que piensa que hay que tener aspiraciones en la vida a los 20, a los 30, a los 40, a los 50… Siempre!! Es vital vivir para disfrutar y tratar de logar siempre los retos que uno se propone!! Serás artista, ya verás!
    Un besitoooooooooooooooooo
    http://www.donkeycool.blogspot.com

    • stuffensincliff 18 de junio de 2013 a 14:52 #

      Muchas gracias Patricia!! Pienso como tu, y tambien creo que es importante pensar asi, en lugar de conformarse y estancarse, justificandose como hacen muchos, con la tipica frase de “ya no tengo edad…”.
      Que mona y que linda (que bonito lo de “seras artista”, me ha encantado, mil gracias 🙂 ) , ya veremos, pero cierto es, que precisamente por lo ya dicho por las dos, no tengo que resignarme y hay que empenyarse (aunque a veces falten las ideas…).
      Muakis,
      Stu

Trackbacks/Pingbacks

  1. Personas que tienen que darte su opinión, aunque no se la pidas… | stuffen_in_bavaria - 6 de noviembre de 2013

    […] ya os hablé de la señora que me hacía “limpiar los bolsos por dentro“, ahora me ha venido a la memoria, sin saber por qué, un chico con el que tuve una […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: