Va, que voy…

6 Feb

Intentaré ser breve, porque no tengo mucho tiempo (ni quiero aburriros), pero creo que ya va siendo hora de que explique un poco lo que ha ocurrido estos días…
Lo último que escribí era bastante triste, disfrazado de humor, pues no dejaba de ser cómico, con mi flamante profesora Kazajstana de horrible acento ruso y preciosos dientes de oro (un diente por cada alumno, que decía un amiguete mío).
En pocos días fui como a 5 clases distintas, en distintos centros y con distintas profesoras (dos de ellas en mi antigua escuela en Castellnou de Danubi, primero a hacer el examen, luego a ver la nota), pues al final tenía un lío y andaba yo más descolocada…
El caso es que como la profesora kazajstana no me satisfizo, encontré la otra escuela cuya profesora, aunque era polaca, era bastante buena (con poco acento), lo malo era que tenía que esperar a empezar mi tercer módulo hasta el 18 de febrero, que la clase era demasiado masificada y que tenía para rato, pues no iban a terminar el curso para el nivel B1 (lo mínimo que necesito) ¡hasta NOVIEMBRE! Eso es mucho tiempo.
Sin embargo, no tenía mejores perspectivas que esa y cuando ya había aceptado este sino, me dirigí a la academia de la Kazajstana a decir que no iba a ir más, que me borrasen, pues en la otra escuela me habían comentado que al haber asistido solamente un día, no tendría problemas…
El señor que me atendió (que todavía dudo de si es el dierctor, el secretario o el dueño, o tal vez el capo de la mafia kazajstana) me empezó a decir que las cosas no eran tan fáciles como yo creía (medio en alemán medio en inglés, con acento también como kazajstano o uzbequistano), que en la otra escuela me habían mentido porque me querían de alumna, pero que bueno, que él me lo iba a arreglar.
Mientras buscaba mis papeles insistía en que hay que ver con el trabajo que le había hecho hacer y la de emails que se había intercambiado con mi esposo…
Luego empezó a decir que si en Nuremberg le iban a poner problemas (¿qué tiene que ver Nuremberg con nada?), pero que él me lo arreglaba.
Que normalmente al haber ido una vez a una clase, me tendría que aguantar y terminar todo el módulo, a lo que yo le contestaba “perdone, pero creo que tengo derecho a decidir a qué escuela quiero ir” (en la otra escuela me habían dejado ir a una clase de prueba, creo que es lo normal).
Mientras tanto, me preguntó que si me cambiaba porque no me gustaba el horario, “sí, claro, el horario…”, contesté yo, “ya, claro, essszz un horario un poco exsszztraño” , decía el señor (de 10:50h a 15h, ya me diréis…).
Bueno, pues cuando encuentra mi expediente, me dice que no hay problema, que puedo dejar de ir, pues ni siquiera había llegado a firmar la inscripción (¡bien por mí!). Pero claro, se lo pedí por escrito…
A estas alturas el hombre ya resoplaba, que por qué se lo hacía todo tan complicado, que con el trabajo que les había hecho hacer (dios mío, contestar a dos o tres emails es un trabajo de narices).
Al final me cansó el tipo y le dije:
– Ya, pero usted tampoco me avisó de que la profesora era rusa (bueno, kazajstana).
En ese momento el señor se puso rojo de repente y sentí miedo (es un decir, que una es poco miedosa), sentí que venía un Tsunami, sentí que se transformaba en el hombre-masa. Empezó a decir que qué me creía yo, que en todo Inglopaff no había más que tres profesoras alemanas y que si encontraba a una, que fuera a decírselo. Que llegamos los inmigrantes en masa (como si él no fuera inmigrante, que el acento se le notaba ¡hasta callado!), exigiendo, con lo poco que pagamos (120 euros por módulo pago yo, + 120 euros que paga el Gobierno, no está tal mal), que si me creo que una profesora alemana va a estar dispuesta a cobrar tan poco… Rematando con la genial frase:
– Y que sepas que esta profesora es la mejor profesora de alemán de todo Inglopaff.
– Oh mein Gott – , no pude evitar contestar.
Me dijo también que todos los alumnos que iban a su escuela sacaban luego las mejores notas en los exámenes (pues esta profesora, según el cuadro de profesores lleva en la escuela sólo desde el 2012, así que no sé cómo puede saber lo preparados que van los alumnos con ella).
El caso es que me dio mi papel firmado, conforme yo no había asistido a esa clase (o escuela) y espero no tener más problemas con ellos, ni con la Mafia del Este del lugar.

Al día siguiente, fui a decir a la segunda escuela que me guardaran la plaza, pero que de aquí a mediados de Febrero, si encontraba algo más rápido se lo haría saber.
Pues se me ocurrió llamar a la escuela a la que yo quería ir (es la VHS, que viene a ser como la escuela del pueblo, vamos, una escuela no privada, mucho más limpia y fuera de mafias), para preguntar que aunque ya sabía que no tenían plaza, si terminaba este tercer módulo en la otra escuela, si quizás me dejarían unirme al cuarto. La señora que me respondió al teléfono, muy amablemente me dijo que por supuesto, que el cuarto módulo comenzaba el 18 de Febrero, a lo que contesté, ya del todo agobiada:
– ¡No puede ser! ¡Ese día empieza el tercer módulo en la otra escuela! ¡Ya nunca podré alcanzaros!
La buena mujer me dijo que no me preocupara, que si yo quería, me iban a dejar ir a esta escuela desde ya.
– ¡No puede ser! ¡Si me dijeron que no había plazas!
En este punto, la mujer me preguntó que cuál era mi lengua materna y por arte de magia comenzó a hablar en un casi perfecto español (¡era una hada!), me dijo que no, que no había plazas, pero que como había gente que no asistia a las clases, si yo quería, podía hacer una prueba al día siguiente, y si me gustaban las clases, me darían una plaza para mí (en este punto ya no sabía si alguien había interferido, si era un milagro, si se trataba de la directora, alguien resolutivo por fin, o qué). Así que le di las gracias, colgué el teléfono y me eché a llorar (de emoción, de gratitud, de no poder más) casi sin creérmelo.
Al día siguiente fui a la clase… Ya llevaban más de medio nivel estudiado (menos mal que el día de antes me repasé rápidamente medio libro), pero me pude enganchar bien. Es un grupo reducido, de unas 12 personas, y van a muy buen ritmo. Todos siguen muy bien la clase y aunque no me vi con problemas, me tengo que poner las pilas para no quedarme atrás (he perdido unas 3 semanas de clase, según calculo).
La profesora es majísima (polaca pero con apenas acento, vamos, yo no se lo noto) y los compis de todos lados otra vez (aunque somos 4 españoles nada menos), todos muy formalitos y aplicados.
Así que yo contenta por haber conseguido (y yo sola) lo que de entrada me pintaban como imposible.
A todo esto, que la señora de teléfono, efectivamente era la directora (en buena hora me cogió ella el teléfono) y le llevé una cajita de bombones para agradecerle tan buena acción.

Mientras tanto, pues estamos de mudanza, con todo por medio, nuestros armarios no estarán hasta el 18 de Febrero (¡me pongo mala!).

¿Os he dicho ya que estamos de mudanza?

¿Os he dicho ya que estamos de mudanza?

Todo es un caos y aquí nadie tiene tiempo de nada… Y yo, estudia que te estudia, y haciendo deberes y más deberes.

Al final me he extendido más de lo pretendido, pero es que la historia era larga.

Hoy es el cumpleaños del Borja. Alles Gute zum Geburstag (aun no ha llegado).

"Scheiße de mudanza" ...

“Scheiße de mudanza” …

Anuncios

4 comentarios to “Va, que voy…”

  1. Rune Cárter 7 de febrero de 2013 a 09:02 #

    Joder, me he estresado sólo de leerlo, cómo lo habrás tenido que pasar! me alegro de que todo haya salido bien (o esté saliendo bien, en gerundio…).
    Ánimo!

    • stuffensincliff 7 de febrero de 2013 a 15:44 #

      Ya ves Rune, llevamos unos días… (unas semanas…). ¡Muchas gracias! Ahora es el asco de mudanza, pero bueno, eso no compromete mi futuro ni mi aprendizaje. :-). GRACIAS! Muakis

  2. Maribel 27 de abril de 2013 a 14:52 #

    Pues a mi me encanta que hayas encontrado esa escuela de alemán y ese grupo concretamente, porque así hemos podido encontrarte nosotros a ti…..

    • stuffensincliff 27 de abril de 2013 a 15:05 #

      Muchas gracias Maribel!! Que me vas a hacer llorar!
      La verdad es que tuve mucha suerte de que la buena de la directora (que maja que es) me diera la oportunidad de ir a vuestra clase. Siempre lo digo, es una clase buenisima, sois todos majos (algunos especialmente majos 🙂 ), llevais mucho nivel y eso a mi me va de perlas. Y la verdad es que la profesora es muy buena. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: