Primer día de clase en la nueva escuela

26 Ene

Ayer comenzaba mis clases en la nueva escuela en Ingolpaff, dado que nos estamos mudando y no puedo ir y venir a Castellnou de Danubi (qué bien suena este pueblo en catalán), con la mala conexión de trenes y lo caro que está el transporte en Alemania.
Para empezar, el Borja tenía un email de alguien de la nueva escuela (todavía no sé si se trata de director, el secretario, el dueño o qué), explicándole cómo tenía que llegar.
Las instrucciones eran algo así (en alemán, ¿eh?):
– Ha de ir al número de la calle tal, pero que se dirija a la parte de atrás, que mire el número 10, y verá un pasaje que cruza la casa. Entonces siga recto hasta la tercera entrada, en la entrada que pone Frau Halbritter.
¿En serio?
Cuando leía este encriptado mensaje dudaba de si me iba a dirigir a una escuela de alemán, o a comprar droga en el Bronx… La cosa sinceramente, muy bien no comenzaba.
Así que ayer me dejaron muy temprano en Inglopaff, pero como las nuevas clases comienzan a las 10:50h (¿qué clase de horario es ese?), me di una vuelta por la nueva ciudad (en la que aun no me ubico nada), entré en las tiendas (para variar hay algunas tiendas, no las mejores, pero hay tiendas) y cuando me quise dar cuenta, tenía que ir a la escuela. Entonces vino la crisis, porque yo no era capaz de encontrar la calle en cuestión (a veces no encuentras el letrero de la calle en la que estás hasta que no has recorrido media, y a veces, ni lo encuentras, aquí en Baviera). Así que pregunté a varias personas y estuve dando vueltas en círculos sobre la misma zona.
Finalmente se me ocurrió preguntar a unos chicos (una pareja con muy buena presencia) que estaban tomando algo en la terraza de un Café (no me fastidies, con el frío que hacía y rodeados de nieve, los fumadores soportan muy en las bajas temperaturas). Bueno, pues los chicos me preguntaron que a dónde me dirigía y les contesté que a la Sprachenschule. Me sonrieron y me dijeron que ellos también iban allí, que si yo era Stuffen.
¡Ayh Dios mío! Qué miedito, ¡estos búlgaros sabían mi nombre!
Les dije que en efecto yo era Stuffen, que cómo lo sabían.
La respuesta fue clara:
– Te estábamos esperando (creo que luego averigué el por qué).

Así que nos dirijimos a la escuela, que efectivamente estaba donde yo había estado dando las vueltas. Les pregunté si teníamos profesor o profesora, a lo que me contestaron que profesora. A la pregunta de si era buena, me dijeron que sí. Por el camino nos encontramos a la china Chang cheng (o como se escriba), que también venía a la clase, y a la húngara (no sé cómo me lo monto para que mi vida se parezca siempre tanto al “Mago de Oz”).
Así que llegamos el grupito casi entero a la puerta de la escuela, en la que se hallaba la profesora. Llegados a este punto, tengo que describirla:
Se trata de una abuelita de unos 70 y algo de años, con todos los dientes de oro, falda de Heidi y todo el sabor de la antigua Kazajstán

Evidentemente no es esta mujer (que está sacada del Google), la doña en concreto es un poco menos mayor, un poco menos fea y definitivamente más rusa).

Evidentemente no es esta mujer (que está sacada del Google), la doña en concreto es un poco menos mayor, un poco menos fea y definitivamente más rusa).


La señora hablaba un poco extraño y muy dulce y delicada (tipo abuelita de Caperucita). Transcribo la conversación (figúrensela en alemán) del inicio:
*Pareja de búlgaros:– Hola profa, mira lo que hemos encontrado de camino! ¡Es Stuffen!
*Profa: – ¡Vaya! ¿Y cómo lo habéisss hecho?
*Pareja de búlgaros:-Hemos tenido suerte
* Stu:– ¡ La que he tenido suerte soy yo!
* Todos: -Jajajaja.
* Profa: – ¿Y por qué no hazsss venido antes? Llevamozzsss una semana de classze.
* Stu: – Yo estaba terminando mi última semana de clase en Castellnou, y ayer hice mi examen de fin de nivel A1 (esto se lo había estado diciendo el Borja al dueño, secretario o director de la escuela via email, durante todo este tiempo).
* Profa: – Ah, ok.

Bueno, pues cuando comenzó la clase me di cuenta del todo de que la profesora definitivamente no era alemana. Y cuando ya llevaba unos 5 minutos de clase, yo ya no lo podía soportar más. Tiene un acento ruso supermarcado y yo no me puedo ni concentrar.
Sólo escucho:
– “Die Kinderrrrr” ; “Dasszzss rrrote Szzsofffa”; “rrrr”; “Szzssszz”…
¡No lo soportaba Más!
Estaba entre echar a llorar, entre reir, entre levantarme de golpe y exclamar: “Lo siento, pero yo no vengo más”, entre calmarme y hacer como si no pasara nada (esto era lo más difícil) y así aguanté unas casi 4 horas de clase no sé ni como.
En el descanso no pude más y le pregunté al chico portugués (que habla español) en castellano:
– ¿A ti te gustan estas clases?
Su respuesta fue rápida y rotunda:
– No.
Me decía que ni siquiera entendía a la profesora, que llevaba así desde Octubre, pero que el pobre no sabía qué hacer para cambiarse.
La verdad es que no está nada fácil cambiarse, pues en las otras escuelas (que hay muchas) o no hay plaza, o te dicen que hasta Mayo no comienza un nuevo grupo de este nivel. La situación es desesperante, y la sensación es un poco la de estar secuestrada y no poder hacer nada al respecto.
Encima estamos en el programa de integración (del Gobierno), con lo que estamos obligados a ir a clase (a no faltar) y a seguir con el programa, si no, nos tocará pagar más o algo.
Claro, yo creo que los chicos me estaban esperando porque habían visto mi nombre en la lista de firmar y cuanta más gente para compartir su condena, mejor.
Cuando la clase al fin terminó, me fui al nuevo piso (todavía sin amueblar ni nada) a llorar de impotencia, de pena, de desesperación.
Creo que si estamos en Alemania, no es mucho pedir que nos enseñe alemán un profesor alemán, ¿no?
Y en esta escuelita tan rara (es una academia privada), tienen el cuadro de profesores con sus fotos. Pues por apellidos y por las lenguas que pone que hablan, no parece haber ni uno solo alemán. Son rusos y hay una chica que es hispana. ¿Os parece normal?

En fin, os quería transcribir tambén la historia de la profesora, que nos contó de cuando ella era pequeña, en la antigua Kazajjjsszzzstán, pero el post ya se alargaría mucho, mejor la dejo para el siguiente.

A todo esto, que la profesora me preguntó unas 5 veces que por qué no había ido durante toda la semana que llevaban de clase (a la tercera vez que preguntó por qué falté ayer, todos los compañeros dijeron al unísimo: “Estaaaba haciendooo el exaaaamen de A1 en Castellnou…”).
Y me hizo poner esa excusa en la hoja de excusas, como si no hubiera ido por estar enferma o por haber ido al médico (a mí no me parece normal).
Por otro lado, se supone que están en el mismo nivel que yo (es más, llevan una semana más de clase) y van más atrasados, están viendo cosas que yo ya vi hace un mes! Y el libro tampoco es muy bueno, no me gusta nada.
Con lo bien que iba mi alemán hasta ahora (últimamente sí que notaba los progresos), de repente siento que doy varios pasos hacia atrás.

A ver cómo hacemos ahora para cambiar esta situación, porque sinceramente, prefiero aprender yo solita con mi libro. Y el Lunes yo no tengo fuerzas para ir a esa clase, a igual me pongo enferma (ojo, los compañeros son simpatiquísimos, pobrecicos, no se merecen eso).

Anuncios

8 comentarios to “Primer día de clase en la nueva escuela”

  1. Eve 26 de enero de 2013 a 11:37 #

    Oiga Vd. Sra.!!….de situaciones más díciles ha salido Vd. y airosa!! El lunes a clase y sin rechistar!!! Ingeniatelas para cambiar de academia, a la que sabes que es mejor,. Y si no hay plazas, te llevas la silla de casa para que te hagan un hueco e clase. Insiste, pon cara de buena, llora y patalea y si hace falta te encadenas a la puerta del aula donde quieres ir. Pídele a tu ex-profa que te eche una manita, habla con el presidente de la comunidad de vecinos, con el alcalde y con la Merkel, con el consulado de España, con el de China y con el del Japón y no te conformes…..y sobre todo tómate con humor!

  2. Mireia 26 de enero de 2013 a 12:02 #

    Buff!!! Con lo contenta que estabas en Castellnou…
    Por cierto, y el resultado del examen, es???
    Muakis

  3. pilarvv 27 de enero de 2013 a 13:21 #

    Cuando el profesor provoca eras sensaciones…solo cabe retirarse. No hay otra.

  4. stuffensincliff 27 de enero de 2013 a 18:40 #

    Sí, Eve, mañana comenzamos la operación “cambiar de escuela como sea”, espero tener éxito. Mientras, me tocará ir a la clase… A ver si soy capaz de desactivar el modo “captar el horrible acento” para que me moleste lo menos posible y poderme concentrar algo. Mi exprofa no me va a echar ninguna mano, me dirá “te lo dije” y que vuelva… De momento vamos a intentar solucionarlo nosotros. También me gustaría hacer algo para que abran una investigación de a qué escuelas les dan la autorización para impartir estos cursos de integración, pero no sé ni por dónde empezar, ni mi alemán es lo suficientemente bueno.

    Ya ves, Mireia, tú lo sabes bien (y no es sólo por mis compañeros, que son los mejores, pero al final, hay que pensar en lo práctico, que es aprender. En Castellnou aprendía a un ritmo aceptable). El resultado del examen estará el Martes. Lole (nombre ligeramente cambiardo) me lo mirará y me lo dirá (a ver, estoy aprobada, pero veremos la nota). :-). Muakis.

    Jo Pilar, tienes toda la razón. El problema es que retirarse no es tan sencillo. Se trata de un programa de integración que el gobierno alemán subvenciona. En los dos módulos que llevo realizados, yo he pagado la mitad y el gobierno la otra mitad. Si me planto, me tocará pagar pasta (no sé si las dos mitades que ya ha pagado el Gobierno, o peor aún, la totalidad del curso que dura hasta Julio, creo). Pero alguna solución ha de haber y nosotros la vamos a encontrar. :-). Saludos. 🙂

  5. Teresa 28 de enero de 2013 a 00:44 #

    Cómo es posible? Los profesores deberían ser nativos obligatoriamente!
    Y no hay nada tipo Escuela de Idiomas por allí? Academias normales vamos, según lo ibas contando parece que ibas directa al callejón Diagon 😄
    Mucha suerte!

    • stuffensincliff 29 de enero de 2013 a 08:39 #

      ¡¡Hola Teresa!!
      Eso creo yo también, pero se ve que no es así. He flipado porque en Inglopaff, encontrar un profesor alemán es como encontrar una aguja en un pajar, por lo visto. Finalmente me he cambiado a una escuela cuya profesora es polaca, pero que es buena y cuyo acento al menos no percibo (parece que lleva toda la vida en Alemania y ha cursado todos sus estudios aquí). No es lo ideal, porque la clase es de 21 personas y ahora tengo que esperar hasta finales de Febrero para seguir con mi A2… Encima la cosa se alarga, no acabarán el nivel B1 hasta Noviembre! Esto de aprender alemán va con pasos hacia atrás y se vuelve a hacer enternoooo. ¡¡AGGGHHHHH! ¡¡¿En qué momento?!! ¿En qué momento nos tuvimos que cambiar de pueblo?!
      Muchas gracias mi niña guapa! Besitos.
      Me voy a ver la nota de mi examen.

      • Pere Gila 6 de febrero de 2013 a 19:04 #

        Querida Stu, respira que todo se desenrrollará, ya verás como el pueblo seguirá siendo maravilloso con tu Borja y tu pisito Mellrose y si finalmente no es así te saldrá otra cosa mejor en otro sitio. ¿Como fue la nota del examen? ¿Sigues en clase de 21 con la Polaca? ¿Porque llevas casi una semana sin escribir? Espero que tengas cosas muuuuuuyyyyy divertidas a tu vuelta. Besos Perejilos

  6. stuffensincliff 6 de febrero de 2013 a 20:34 #

    ¡¡Hola PereGila!!
    Nada, que no me organizo y si me pongo a contar lo último, se me van acumulando historias y ni sé por dónde empezar…
    Estamos ya mudados (o medio), pero con un desastre de por medio que madre mía… Sin armarios, con todo por los suelos, el zapatero esperando a ser montado, etc…
    En el examen finalmente saqué un 1 minus (hice cálculos de los porcentajes y me salía un 9,31 de los nuestros). Osea que muy bien. 🙂
    Al final me han dado plaza en otra escuela, la que yo quería (otra profesora polaca también, pero con menos gente en la clase). Ahora la cosa marcha rápido y me tengo que poner al día, porque los he pillado a más de la mitad del tercer módulo. 🙂 Pero prefiero eso a esperar y que todo vaya lento.

    Muakis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: