La señora del bus que queria autoinvitarse (rescatado de una anecdota de hace un par de años…). Mientras nadie me lee, vivamos de rentas….

7 Oct

Repasando las notas de Facebook, he encontrado algun que otro articulo de los que ya me habia olvidado y que recrean bastante bien la vida en una gran urbe, algo que, por gracia o por desgracia, me queda bastante ajeno en estos momentos de mi tranquila vida bavara.

Espero que alguien comience a visitar mi blog y pueda entretenerse un poco con mis palabras. Si es el caso, ya me diran:

Tras una gran tarde de playa y volley inexperto (qué grandes jugadores de volley intexpertos pueden llegar a ser los tiradores de esgrima), volvimos tranquilamente en el bus playero.
Un bus que vaya de Barcelona a Castefa y más allá, o vicevera, es sabido que siempre va lleno de fauna de lo más diversa. Así que la aventura comienza nada más subirse:
El Borja y la Devo pillan asiento. Yo mejor no, que manteniendo esa adrenalina del “jugarmalaalgoperopasarlobienporencimadetodoyconganasdeganarpeseatodo”, mejor es no sentarse. Frente a Borja y la Devo dos señoras (del tipo: “señoras que van en el bus y se quejan de los maleducados borrachos”). Al lado mío, dos tipos barrigones Alfredolandianos bebiendo cerveza y borrachos a las 20 horas ya. Las señoras con mala cara, los borrachos contentísimos.
Empieza la marcha:
El borracho que se parecía también a Maradona se me cae encima! Yo, por un lado, temo por mi vida, al caerme encima semejante mole de grasa y alochol, a la vez que mis instintos de heroína sumados a mis reflejos esgrimísticos luchan entre el coger al señor para que no caiga y el apartarme para que no me chafe. Al final le salvé a él y cuando ya se reincorporó, me aparté rauda y con las dudas de haber hecho lo correcto, pues ni me pidió perdón, ni me dió las gracias por salvarle de una fatal caída de morsa.
Las señoras se quejan como si se les hubiera caido encima a ellas, (señoras, el cuerpo de amortiguación ha sido el mío).
Entonces al otro ballenato se le cae la cerveza (un descuido le ocurre a cualquiera). Pero lejos de recogerla, la deja que se vaya derramando por todo el suelo del bus.
Aquí hubo una gran trifulca entre las doñas y los cerveceros, hasta que Borja puso fin al asunto, diciendo: “no pasa nada” con su sonrisa profiden.
A partir de ahi, yo en pie, intentando esquivar las cerveza de suelo, para no mancharme los pies calzados con chanclas. Se puede decir que al final de la tarde sí, también hice una especie de surf.
Cuando una de las señoras se bajó en su parada, decidimos que mejor era que yo (la niña-emoción) también tomara asiento.
Entonces nos olvidamos del ambiente hostil que nos rodeaba, y nos centramos en recrearnos con la cena de patatas con cebolla, queso y salsa de yoghourt que íbamos a hacer para la cena.
La señora de en frente rápidamente reacciona:
– ¿Dónde? ¿Dónde? ¿Dónde dan eso tan bueno de comer?
– En nuestra casa.
– ¡Ahhhh! Qué bueno. Creí que lo regalaban en algún sitio. Me acabáis de dar hambre. ¿Y cómo lo hacéis?
/// Le explicamos uno de nuestros famosos platos///
– Qué bueno. Yo también tengo ganas ahora de comer eso.
(Mi pensamiento: ¿Quiere que la invitemos? ¿Nos lo pedirá? La señora se muere de ganas por nuestras patatas).
– ¿Y dónde vivís?
– Pues aquí mismo ya, dentro de dos paradas.
– ¡Ah! Qué suerte, ya tenéis el horno casi preparado entonces
– En efecto 🙂
– ¿Y tú de dónde eres guapo?
– De Alemania
– ¡Ahhh! Karltoffen, qué ricas las Karltoffen!!
– Jajaja
Lugo se dirige a mí:
– ¿Tú eres su hermana?
– No, soy su pareja
– ¿Y no tienes miedo de que alguna largarta te robe a este chico tan guapo?
(La señora tambien pertenecía al grupo de “señoras que le dicen lo guapo que es al Borja”)
– Bueno, no….
Al final llegamos a nuestra parada, nos despedimos, y la señora se quedó ahi, con la boca que se le hacía agua, y los borrachos todavía detrás…

Me pregunto qué habrá sido de la señora (espero que haya comido al fin, y bebido, que también estaba sedienta la pobre…).

Anuncios

Una respuesta to “La señora del bus que queria autoinvitarse (rescatado de una anecdota de hace un par de años…). Mientras nadie me lee, vivamos de rentas….”

  1. damer oslo 3 de mayo de 2013 a 06:36 #

    Det er jo noen som syns det er ekkelt å ha sex i det fri og
    mange er redd for at det er noen som tar dem på fersken.
    Det er kun den seksuelle opplevelsen som teller og
    står i fokus. De liker ikke å gi opp sexannonser
    i avisa fordi de er redd for at det ikke er
    diskret og at det koster mye penger.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: