Archive | octubre, 2012

De cales y de arena, entre la multiculturalidad que me rodea…

31 Oct

Este no es un blog para llorar, pero tampoco es un blog “Flower Power”, en el que todo van a ser risas y fiestas, y la vida, no es ni mucho menos de color rosa (quizás para Paris Hilton si… Bueno, creo que ni siquiera para esa).
Ya llevo como un mes y tres semanas en tierras bávaras (casi dos meses) y todavía no hablo el suficiente alemán (me gustaría, claro, pero la cosa lleva su tiempo y las nuevas palabras van llegando y necesitan asentarse). No es el tiempo suficiente para haber aprendido, pero sí el suficiente para que comiencen a salir a flote los malentendidos, las diferencias culturales y te estallen en la cara ciertas realidades que no tienen tanto que ver con lo que se te había dicho antes de venir, las expectativas propias o ajenas.
Y veo que me ocurre a mí, le ocurre a algunas compañeras de mi clase y le ha ocurrido a otras personas que han pasado por esta experiencia antes que yo.
Así que un día puedo estar muy bien y contenta, al otro hecha una mierda… Incluso en el mismo día, te estás riendo con tus compañeros de clase (son muy simpáticos y divertidos), y al rato te vienen a buscar con la pelea matrimonial bajo el brazo (y el Borja ya era alemán antes de venirnos a vivir aquí, pero parece que aquí se acentúen más las diferencias culturales, no sé…).
Vamos, ni que estuviera embarazada (al igual lo estoy psicológicamente), porque tanto cambio de humor, ¡ME ESTA VOLVIENDO LOCA!

Pero bueno, prefiero hablar de mis compañeros de clase, que son los de la multiculturalidad rodeante.
Aunque estoy en un pequeño Stadt (= ciudad en alemán), y en la calle parece que solo haya alemanes bávaros (están por todas partes), no sé ni cómo ni por qué, pero han venido a parar personas de muy diversos países, y muchas están en mi clase. Esto hace que mi clase sea muy divertida, colorista, interesante, especial…
Las nacionalidades de las personas que estudian alemán conmigo son:
– 3 españolas (una de ellas soy yo)

Me encanta que seamos todos de diferentes nacionalidades y culturas (y para variar de la alemana, no está nada mal).


– Una de Mozambique (habla en portugués)
– 1 italiana
– 1 rumano y una rumana
– Un polaco y una polaca
– Una japonesita (muy graciosa que es)
– Una de Indonesia
– Una de Uzbequistán
– una griega
– Una búlgara
Hoy ha llegado una chica nueva que es de Vietnam.

Y en la otra clase hay mas polacos, uno de Irak, uno de Afganistán, dos de Macedonia, una rusa, una Bielorrusa, etc…

Y yo que siempre he pensado que estaría muy bien trabajar en la ONU o en algún lugar con gran diversidad cultural e idiomática y bueno, ahora me codeo día a día con casi mas nacionalidades que las que participan en Eurovisión.
Así que, aunque de momento las clases todavía vayan un poco lentitas (para mí), me encanta ir y me lo paso muy bien. Eso sí, mañana es festivo, y aunque la profesora ha cambiado todos nuestros horarios a su conveniencia y pretende hacer clase mañana, yo ya le he dicho que mañana yo no voy.

————————————————————————
La palabra en alemán, ya habréis visto que es Stadt = ciudad.

Camarera maleducada “unfreundliche Kellnerin”

28 Oct

Esta mañana estaba hambrienta, y tenia muchas ganas de tomarme un desayuno de bar-restaurante-café, con zumo de naranjas, croissant, etc… Así que me he ido yo sola, a un café que hay que en centro del pueblo, que es bastante pijito (sin ser caro) y está bien.
La camarera, es un poco borde. La semana pasada estuve con mis compañeras de clase en este mismo café. Vale que eramos un grupo un poco ruidoso-mafioso (a los ojos de los alemanes, fijo): tres españolas (una con su niña de 3 años)y una griega con su niña de 8 años. Y que pedimos todo en inglés (bueno, si la camarera habla inglés y nuestro alemán aun no es lo bastante bueno, pues en principio no ha de haber problema, ¿no?).
Bueno, la camarera fue un pelín borde-seca, aunque según la compañera griega, que había ido otras veces a este Café, ella es siempre así…
Hoy, me ha atentido la misma camarera. Es una chica rubia, sin ser la típica, porque se parece a Naomi Watts (si yo me pareciera a Naomi Watts, sería simpática. De hecho, me parezco a Audrey Hepburn y soy simpática…).
Bueno, lo de Audrey Hepburn es broma, pero en fin, soy delgada y morena (y simpática).
El caso es que hoy Naomi Watts estaba simpática conmigo, sonriente… Le he pedido sustituir el café del “Französisch Frühstück”* por un zumo de naranja. Me ha dicho que era un poco mas caro y yo le he contestado que adelante.
Por cierto, que esta vez he intentado hablar en alemán, pero ella me hablaba en inglés (se trataba de una deferencia de ella, vamos, con su mejor intención).
Pues me ha traído el zumo sin azúcar, ni cucharilla, ni nada (esta claro, los alemanes gustan de sabores mas ácidos y nunca toman el zumo de naranja con azúcar).
A mí el zumo de naranja me gusta dulce, con un sobrecito de azúcar como mínimo. Así que le he intentado decir dos veces que si me podía traer una cucharilla y azúcar (en alemán).
A la segunda por fin me ha hecho caso. Pues me ha puesto una cara tal, que si en un restaurante fino francés le pidieras al camarero que mezclara el Bourgogne con Coca cola (para hacer Calimotxo).
Mientras se iba presta (para que no le reprendiera el que me mirara así), le he gritado: In Spain we take the orangejuice with sugar!! = En España lo tomamos con azúcar!!).
He dicho algo más por lo bajini, pero espero que no me haya escuchado.
Finalmente me ha traído el sobrecito de azúcar, la cucharilla, en fin, todo lo que necesitaba.
Luego ha venido el Borja y al final la cosa no ha pasado a mayores…
En fin, mi critica Trip advisor concluye en que probablemente volveré a ese café (la verdad es que esta muy bien, y una camarera semi-borde, a veces da vidilla, si no, no estaría siempre tan lleno el bar Tomas de Barcelona), porque tampoco era para tanto. Pero creo que los camareros deberían abstenerse de opinar y poner caras, aunque uno quisiera mezclar don Perignon con Coca Cola.

————————————————————————
*Französisch Frühstück : Desayuno francés (en aleman)

Un video de esgrima

25 Oct

He encontrado este vídeo de esgrima, en el que la describe bastante bien, tanto en los comentarios de la voz en off, como en las imagenes:

“Tocar sin ser tocado, es como un arte, implica disciplina, tratar de ser lo mejor que puedo ser, autocontrol (has de saber donde esta tu cuerpo, tu mente, tu mano, tu hoja), que es un reto y es simplemente emoción…”
Esto es lo que viene a decir el vídeo y claro, estoy totalmente de acuerdo.
En otra ocasión ya lo explicare todo desde mi visión, pero vamos, aquí lo explican ya todo muy bien.

Vuelta a la batalla de la mano de Rigoletto

23 Oct

Después de dos días de bajón (o día y medio), vuelvo a estar en pie de guerra, que para eso soy espadista-floretista y no hay que dejarse intimidar ni bajar la guardia, ni en el deporte, ni en la vida.
Ayer me animaron por varios lados y las nubes fueron algo despejadas (las de mi cabeza, porque las del cielo bávaro han decidido instalarse por una temporada).
El día que prometía ser tan malo, se arregló con mi reunión de café- tarta, con mi chica bávara preferida y sus encantadores niños bávaros-americanos. Además tuve el placer de conocer a una persona de la que tanto me habían hablado y a su bebé Janeaustiano (todos los bebes de esa familia que conozco tienen nombres de personajes de Jane Austen, es curioso).
Y que a quien le pique que yo no hable alemán, que se rasque, pero en su propio culo (por cierto, como toda etapa de aprendizaje, creo que tengo una de “caca-culo-pis” y a veces, cuando sé que nadie me entiende, digo con total libertad en medio de una reunión de colegas (alemanes), “tócame el culo”, que nadie se inmuta.)
El caso es que ayer Borja tenía muchas ganas de ir a la ópera (nos habíamos enterado el pasado fin de semana, de que tanto el Domingo como el Lunes representaban la ópera Rigoletto en esta pequeña ciudad bávara, y Borja quería ir, sí o sí). Pues aunque no teníamos entradas, tuvimos suerte. Justo una hora antes de la representación, mi señor esposo llamó a preguntar y le dijeron que habían devuelto dos entradas, nada menos que en cuarta fila y a buen precio, así que les pidió que nos las guardaran.
La ópera estuvo muy bien, la verdad. Ya es la quinta ópera a la que vamos (intentamos ir al menos a las más conocidas, según nuestro humilde y poco entendido criterio) , y es la primera vez que conseguimos ver enteramente las caras y expresiones de los cantantes. El escenario (al igual que el teatro), es pequeño, pero sin desmerecer. La escenografía estaba muy lograda, con mucha sencillez, muy buen atrezzo y un mejor uso de las luces, se conseguía un gran efecto de perspectiva, haciendo que el escenario no resultara tan pequeño y la trama se desenvolviera con naturalidad.
Los actores, para mi gusto cantaron muy bien, con mucha expresividad. Sobre todo la protagonista (representaba el papel de Gilda), que aunque era de procedencia asiática, en cuando comenzaba a cantar, se volvía más italiana que ninguna. La verdad es que en una ópera como Rigoletto, hay muchas oportunidades para lucirse.
El que hacía de Rigoletto (el padre de Gilda) también me encantó. Y bueno, todos los demás lo hicieron igualmente bien.
Decir que en otras óperas que hemos visto, a veces, cuando no cantan los pasajes más conocidos, hay momentos en los que se empiezan a hacer quizás algo pesados. Sin embargo, en Rigoletto, era un constante colorido (tanto musical como visual), muy entretenido y alegre (en su mayoría) y, aunque los pasajes más conocidos no suceden hasta el final, no se echan de menos. Eso sí, el final, lo recibes con una gran ilusión (mezclada con imágenes que te vienen a la cabeza de anuncios de pizzas congeladas baratas, porque la publicidad ha hecho mucho daño a Rigoletto), a la par que con pena, pues como casi todas las óperas, bien, lo que se dice bien, no acaba…

La media de edad del público asistente era como de unos 60 años (¡y eso que estábamos nosotros ahi para bajarla!). Señores/as jóvenes que me leen (no muchos), vayan a la ópera de vez en cuando, que no es tan caro y verán que vale la pena.

Triste de mi….

21 Oct

Vale que llevo varios días escuchando historias muy tristes, que soy toda una privilegiada y suertuda de la vida, pero hoy me toca a mí estar triste. Para muchos no serán motivos, pero a veces le tocan a una la moral (aunque sea con la mejor intención), y esto de estar en tierras “extranas”, aunque tenga mucho de exótico y divertido, tambien tiene mucho de inquietud, de agobio, de nadar contracorriente, de impotencia, de sentirse gilipollas.
El lenguaje es lo que nos diferencia de los animales. El lenguaje es la herramienta que nos permite desarrollar nuestra inteligencia, sin el lenguaje, estamos perdidos.
Esta comprobado científicamente, que las personas que no han aprendido a hablar a cierta edad, ya no han podido desarrollar su inteligencia (concretamente hay un experimento del que hay libros, se llamó el experimento “Genie: la niña salvaje”). Y si algún lingüista me lee, estaré encantada de que me corrija (o me ilustre mejor).
Aunque no sepa tanto del tema, el lingüismo me fascina, y el aprender otros idiomas me encanta; pues en esas estoy (EN APRENDER ALEMAN!!).
Pero el alemán no es tan fácil (no para mí) y si pensaba que yo era la primera que tenía prisas por aprender, a veces me encuentro con que parece que los demás estén mas impacientes que yo (hasta las vecinas).
Un día te dicen: “no te preocupes, tú a tu ritmo, no te agobies, lo que tienes es que aprender”. Al otro día te recriminan que no estudias lo suficiente, que no avanzas…
Si un día no hay prisas por encontrar trabajo, al otro día te están preguntando que por qué no tienes el currículum hecho en alemán (en alemán? Si apenas sé escribir la dirección de la casa!). Un día mis títulos son comunitarios, al otro hace falta traducirlos (y quién me traduce a mi los títulos? Ni siquiera sé si Bellas Artes existe en Alemania como carrera. Y a quién le pregunto yo eso?)
Se supone que soy privilegiada porque mi entorno es muy alemán. Constantemente me están hablando en alemán, pero sinceramente, si no tengo ni idea de lo que me están diciendo, por mucho que me hablen en alemán, en mes y medio que llevo aquí, sigo sin entender nada (sí, palabras sueltas, pero la mayor parte del tiempo es un murmullo continuo, cansino, aburrido, que me hace volar la mente a otras cosas que entienda, lejos de aquí).
Y te encuentras a las señoras alemanas, que son muy simpáticas (sobre todo conmigo, parece que me adoren), pero mientras bajo un brazo te ofrecen una tarta, pero bajo el otro un reproche. No entienden que después de un mes y pico no las entienda cuando me hablan rápidamente (porque no se detienen a hablarte despacio, no).
A las señoras alemanas no les gustan las personas que no se integran y que no hablan en el idioma de la tierra. No, si a mi tampoco, pero aprender lleva su proceso y ese proceso, por más que quiera, no lo gobierno yo.
Y luego, me dice la buena mujer que mi santo marido me tiene que hablar en alemán, que así no aprenderé nunca (señora, llevo mes y medio aquí, NO DOS AñOS!!). Señora, por favor déjeme un margen, un respiro, una oportunidad de entender a alguien cercano, un momento en el día en el que poder contar mis cosas sin sentirme gilipollas o que nadie me entiende, pues por mucho que todo el mundo me hable en alemán, alemán, alemán, no consigo entender mas allá del “Ich heiße” y las pocas palabras que conozco; por más que me hablen, sigo sin saber de qué hablan y no hay una magia que hace que esas palabras sean codificadas (al menos no de momento, no con mes y medio).
Luego vas a la clase y todo te resulta facilísimo, es como coser y cantar. Así que, durante la clase te sientes prácticamente una mente privilegiada, fuera de la clase poco menos que retrasada… Y estas dicotomías me están volviendo loca.
Si estudio más a parte de las clases, por mi cuenta, y avanzo, en la calle sigue sin servirme y en la clase, en la clase ya es como (vengo porque ayudo a la de al lado que le cuesta más, que si no…).
A mí me gusta estar tranquila. Yo aprenderé, a mi ritmo, pero digo yo que aprenderé (aunque a veces lo dude).
Y seguramente nunca hable un alemán perfecto, cosa que molestará en mi entorno, seguro.
Es lo que tiene vivir rodeada de personas tan listas, tan inteligentes y tan válidas (esto es sin ironía alguna, mi maridín aprendió castellano en apenas dos meses y sin ir a clases, por su cuenta, pero no todos somos tan listos, tristemente para mí) .

Madre lejana…

19 Oct

Bueno, como a casi cualquier chica, pues me gusta ir de compras… Y como a casi cualquier chica, me gusta ir con mi madre (bueno, algunas madres serán más marujas, pero la mía es elegante, joven y con buen gusto… Que no siempre coincide con el mío, pero su gusto es bueno y moderno). El caso es que mi madre está lejos, o quizás soy la que estoy lejos (desde los 18 años lo he estado), así que lo que hago es lo siguiente:
Le envío enlaces como estos:
http://www.zara.com/webapp/wcs/stores/servlet/product/de/en/zara-W2012/269190/986505/MOHAIR%20SWEATER
Y le pregunto:
– ¿Que te parece? ¿Me lo miro? ¿Te parece caro?
http://www.zara.com/webapp/wcs/stores/servlet/product/de/en/zara-W2012/269190/825137/OPEN%20BACK%20SWEATER
– ¿Y este otro jersey? La falda tambien es mona, ¿no?
Ella me contesta con su juicio y valor, y luego sopeso…

Y esta es la forma, chicas, inmigrantes en el mundo, en la que las chicas con madres lejanas nos vamos de compras con ellas, ¡hasta que vengan de visita!

Un razonamiento cuanto menos, inquietante…

18 Oct

El pasado fin de semana fuimos a escalar (al que diga que no le gusta colgar a su chica de una cuerda miente). Tanto a Borja como a su mejor amigo Mars, les encanta la montaña; todo tipo de actividades que se puedan hacer en una montaña: alpinismo, trecking, senderismo, escalada, vía ferrata, etc…
A mí no es que me encante tanto, la verdad. En mi caso depende un poco de día, del sueño que tenga, del frío que haga, de dolor que produzcan los dichosos pies de gato (son una tortura)…
La verdad es que precisamente ese día, no era mi día (tampoco era el de Sue, la novia de Mars). Entre que de por sí era un día negro para mí y que justo habían escogido dos vías de lo mas difíciles, yo escalar, ese día escalé poco.
Pero mientras Borja y Mars estaban a lo suyo (montando vías y subiendo la roca) y la Sue y yo compartíamos una bolsa de frutos secos y un Nestea, me dio por pensar algo bastante inquietante, a la par que siniestro:
-Oh mein gott!!- (es el “oh my god” de toda la vida, pero en alemán)- si practicamos los mismos deportes que Tom Cruise!!-
Justo en ese momento me estaba acordando de que cuando Tom Cruise rodó la película “Misión imposible II”, salía él en la escena de escalada porque decía que era un fanático de dicho deporte. Este pensamiento se enlazó con el artículo que había leído hacía dos días, acerca de famosos que practican esgrima. Entre ellos, se encuentra el Sr Cruise, que parece que recientemente se ha enganchado a nuestro deporte y tanto es el enganche, que se ha montado una pista de esgrima en casa, a la que invita a tirar a sus amigos Will Smith (este ya mola un poco más) y Beckham (el cara muñeca). Uhhmmmm, cuanto menos inquietante…
En ese mismo momento le comenté mi reflexión al Borja (el pobre estaba pendiente de que Mars no se cayera), por la expresión de su cara, parece que se quedó también un poco tocado…

Yo creo que, sinceramente, hay que dejar uno de los dos deportes, y la esgrima no va a ser….

—————————————————————————-
Nota: Añadir que pese a todo, me ecanta la música de esa escena de escalada de Misión imposible 2.

Hace escasos momentos…

17 Oct

Miércoles 17/10, exterior, día, a eso de las 14:15h, sobre el Danubio….

Íbamos cruzando el Danubio mi compañera italiana y yo. Ella parlando, yo hablando y entre hablar y parlare, ein bisschen sprechen* (nosotras nos entendemos perfecta y mediterraneamente). Cuando nos hemos cruzado con un viejecito que debía de estar un poco loco y nos ha empezado a hablar (pero del estilo loco, decía cosas sin sentido, que aunque no entendiéramos, bien sabíamos que eran sin sentido….)
Yo he dicho:
– ¡Pues lo lleva claro!
La italiana ha dicho:
WAAASSSS???!!!!
Y hemos seguido andando, mientras nos reíamos.
Pues es que en estos pueblos alemanes, ocurre que ¡la gente se piensa que todo el mundo habla alemán! ¡Incluso los locos que pasan por los puentes!
Me imagino que en pueblos de Teruel o Cuenca también se piensen que todo el mundo habla español, pero no, no es así.

Esto me lleva a la lección de hoy. PREGUNTAS CON “W”:
Al igual que en el inglés, las preguntas abiertas en alemán (estas son las preguntas cuya respuesta no será Ja o Nein, es decir sí o no), comienzan con “W”, por tanto, son W Fragen**:
Las que estamos utilizando de momento (al principio de curso) son:
Was..? = ¿Qué?
– Wer…? = ¿Quién?
– Wann..? = ¿Cuándo?
– Wie…? = ¿Cómo?
– Wo…? = ¿Dónde?
– Woher…? = ¿De dónde? (se usaría para preguntar de donde vienes)
– Wohin…? = ¿A dónde? (Se usaría para preguntar a donde vas)

Y con esto lo dejo ya, que es suficiente por hoy.
——————————————————————————–
* Ein bisschen = un poco (en alemán) // Sprechen = hablar (en aleman)
** Fragen = Preguntas (en alemán)

Clase de esgrima un pelín rara…

16 Oct

La clase de esgrima de ayer fue un poco rara…
Sí, primero nos encontramos (o reencontramos) con nuestro viejo conocido Gastor, un maestro húngaro que conocimos en aquellas lejanas tierras hace ya algunos años… Pues parece que está en un club de la capital, y va a venir los Lunes a darnos un poco de clase a nosotros (¡bien!):
-Jó napot!
-Jó napot kívánok *
Sí, el mundo de la esgrima es bastante pequeño…
Bueno, nos hizo ilusión, aunque para mi gusto, este húngaro es un poco jeta, pero bien es cierto que, que te de clases de esgrima un maestro húngaro siempre es algo bueno.
Parece que nuestro Gastor se había traído a una floretista (rubia) del club de Munich.
Mientras calentábamos, comprobamos que había gente nueva, lo que llamamos, “de iniciación” (novatos que no saben aun nada de esgrima), con la alegría para mí de que uno de ellos era ¡andaluz!, de Jaen nada menos (¡bien, bien!).
Claro, le ayudamos un poco, le explicamos esto y aquello…
Entonces nos separaron a los novatos de los no tan novatos, pues Gastor nos iba a dar una clase a los no novatos. La clase fue de florete y estuvo bastante bien.
Después estuvimos tirando un poco, bueno, lo de siempre…
El broche de oro de cada clase, viene dado siempre por el dichoso partido de fútbol (¿tiene que ser fútbol?). Yo siempre me intento escaquear, pero nunca hay manera, así que acabo poniéndome de portera (normalmente funciono bastante bien).
Entre que nos decidíamos o no… Gastor y la rubia floretista de Munich estaban haciendo pucheritos y cogiéndose de las manitas (“estos dos tienen rollo”, pensé).
A todo esto que los novatillos se fueron y oyes, ni gracias jienenses ni nada.
Finalmente, no me pude zafar del partido (nunca puedo) y ahí que me puse, en la portería (mi portería) .
A los pocos minutos del partido, la rubia floretista de Munich dijo que se iba a la ducha, que ya no jugaba más (¿ella se puede ir y yo no?, jorrr).
Durante el partido, resultó que el bueno de Gastor, a parte de ser un poco caradura (sí es que se le ve, se le ve…), era habilidoso con el fútbol y comenzó a meterme goles, engañándome siempre con una gran chulería…
¡Me colaban los balones por entre las piernas! Esto no me había pasado nunca. Poco a poco me fui enfadando, enfureciendo, irritándome (a ver, si saber, sé perder, pero otra cosa es que la bacilen a una).
El caso es que cuando al final acabó el partido, me fui bastante “cabreadilla” al vestuario y cuál fue mi sorpresa (y fin del “cabreo”), cuando me encontré a la rubia floretista de Munich, todavía con la ropa de esgrima puesta, llorando desconsoladamente como una magdalena.
Afortunadamente hablaba inglés.*******************
Le pregunté si estaba así por el partido, a lo que me contesto que no.
Le pregunté si la podía ayudar, a lo que me contestó que no.
Así que no sé, no sé…
Después de todo, se secó más o menos las lágrimas y se duchó y vistió. Más tarde, Gastor estaba llamándola con cariñitos desde el otro lado de la puerta…
Y yo me pregunto: ¿que paso ahí? – Ich weiß nicht…**

—————————————————————————-
* Jó napot: = “a las buenas tardes” (en húngaro)
** Ich weiß nicht= No lo sé (en aleman)
******************* Obviamente, la chica de la foto no es la floretista rubia de Munich, pero lloraba igual de desconsolada, vistiendo la misma ropa que la espadista Shin A Lam (pobrecita), que tuvo un percance bastante fuerte con su arbitraje-control de tiempo durante las últimas olimpiadas.

El invierno de mundo (bien!!)

14 Oct
Mientras winter is coming, pero coming, coming…
Al fin he interrumpido las dos sagas larguísimas que estoy leyendo (no hace falta decir cuales) y he comenzado por fin el ansiado libro “El invierno de mundo”, después de dos años de espera.”El invierno del mundo”* es el segundo volumen de la trilogía “The Century”, de Ken Follet. En el primer libro de esta trilogía, titulado “La caída de los gigantes”, la trama transcurría durante la primera guerra mundial y revolución rusa. Este segundo libro “El invierno de mundo”, retoma los mismos personajes y las mismas familias, ya con unos años mas, los cuales  van a presenciar los momentos convulsos que envuelven la segunda guerra mundial.
Así que por fin hoy, he “destapado” mi anhelado libro, le he dado un beso, le he rezado una oración, he sonreído y, con mucha emoción he comenzado a leerlo. Tengo que decir que empieza muy bien, con Walter y Maud (mis personajes preferidos); no esperaba menos de Ken Follet.
Que empiece pues el espectáculo.
———————————————————————————————————————————–
* Libro altamente recomendable